EL JEFE ROBERT PARISH

ROBERT PARISH

Trayectoria Profesional:

Golden State Warriors (1976-1980)

Boston Celtics (1980-1994)

Charlotte Hornets (1994-1996)

Chicago Bulls (1996-1997)

 

 

Records personales:

4 Veces Campeón de la NBA (1981, 1984, 1986 y 1997).
9 Veces elegido para disputar el All-Star Game.
Es el jugador con más partidos disputados en la NBA (1611).
Su camiseta fue retirada con el “00” por los Bostons Celtics en 1998.
Fue elegido como uno de los 50 mejores jugadores de la NBA.
Forma parte del Hall of Fame desde 2003

Robert Parish, apodado “EL JFE” por Cedric Maxwell basándose en un personaje de la película “Alguien voló sobre el nido del cuco”, fue un jugador conocido por su fuerza y resistencia. Una resistencia que le ha llevado a ser el jugador que más partidos ha jugado en la historia de la liga, con 1.611, superando a Kareem Abdul-Jabbar. Formó parte de los míticos Celtics de los 80, junto a Bird y McHale, con quienes ganó 3 anillos, cumpliendo un papel fundamental. Jugó 13 años en Celtics siendo 10 veces All-Star. Y aún tuvo tiempo de culminar su amplia carrera ganando un cuarto anillo con Chicago Bulls en la temporada 1997/98.
Robert Parish era uno de esos jugadores cuya sola presencia intimidaba al rival, un jugador respetado por compañeros y rivales. Su rostro imperturbable, serio y concentrado es la imagen que a todos se nos viene a la mente cuando le recordamos. Y entre sus mejores movimientos pasará a la historia por esa suspensión a media distancia soltando el balón desde muy arriba, prácticamente indefendible y efectivo como el que más. “Ha sido probablemente el pivot con mejor tiro a media distancia de la NBA” dijo Bill Walton.

Nació un 30 de agosto de 1953 en Shreveport, Louisiana. En su ciudad natal, disputó sus 4 años universitarios en el pequeño Centenary College con unos promedios espectaculares de 22 puntos y 17 rebotes. Fue elegido en el draft de 1976 con el número 8 por los Golden State Warriors, donde inició su carrera profesional.

Los Warriors eran un equipo venido a menos, pese a que habían conseguido el título del 75. Parish consiguió 9 puntos de promedio en su primer año y ya no bajó de dobles dígitos en 17 temporadas consecutivas. En la campaña 78-79 se fue a más de 17 puntos y 12 rebotes de media. Esa misma temporada capturó 32 rebotes en un partido ante New York.

Al finalizar la liga del 79-80, tras 3 años consecutivos quedando fuera de playoffs y 2 siendo colista de la Pacific Division se produjo un traspaso que le dio una nueva dimensión a su carrera. El 6 de junio de 1980 Parish junto a una elección del draft que a la postre fue Kevin McHale recaló en Celtics a cambio del número uno del draft (Joe Barry Carroll) y la elección 13 (Ricky Brown). Además de con McHale, en Boston se encontró con Larry Bird, Nate Archibald y Cedric Maxwell. El resto es historia.

Su carrera en Celtics fue larga y exitosa. Se adaptó perfectamente a la idiosincrasia de la franquicia y congenió a la perfección con sus campañeros y el juego del equipo. Parish reconoció tiempo después que siempre he sido un Celtic. Fue donde mi carrera empezó a tomar sentido. Es difícil incluso para mí poder definir la calidad que había en ese equipo. Algunas noches me asombraba con nuestro rendimiento. Veía lo que hacían Kevin y Larry con sus defensores y pensaba; este es un equipo muy especial.”

En su primera temporada sus números eran ya sensacionales: 19 puntos y 9’5 rebotes disputando todos los partidos de regular season. Y en lo colectivo no le podía ir mejor. Los Celtics se hacía con el anillo en unas finales en las que “the chief” tuvo que lidiar con la más fea: Moses Malone. Había nacido el “Gran trío”; Bird, McHale y Parish comenzaban a hacer estragos en el juego interior ante cualquier rival que se pusiera en su camino.

Quizá la temporada 81-82 fue individualmente su mejor temporada. Se quedó a una décima de los 20 puntos por partido, además de 10’8 rebotes, 2’4 tapones y 54’2 % en tiros de campo; todo eso en apenas 31’7 minutos por juego. Colosal. Su impacto fue tal que quedó segundo en la votación para MVP, por detrás de su compañero Larry Bird. Parish mejoró aún más sus números en playoffs hasta alcanzar los 21’3 puntos y 11’1 rebotes. Pero su esfuerzo fue inútil y Celtics cayó en la final de conferencia ante Philadelphia 76ers.

Después de esas dos grandes campañas, Parish aumentó a 7 sus All-Stars consecutivos. Y en lo colectivo aún ganó 2 anillos más con Celtics en 1984 y 1986.

Incluso cuando las lesiones y la veteranía empezó a hacer efecto en el equipo: La espalda de Bird, los talones de McHale, incluso el “incombustible” Parish en 1987 tuvo que ausentarse (cortando así una racha de 116 partidos consecutivos de playoffs) por una torcedura de tobillo ante Milwaukee Bucks; Parish siguió rindiendo a un altísimo nivel. En la 88-89 con 35 años promedió 18’6 puntos y 12’5 rebotes ( su mejor marca), siendo elegido en el 3º mejor equipo de la temporada. En lo colectivo en cambio los Celtics sólo lograron un balance de 42-40 después de que una lesión de Bird al inicio de temporada lo limitara a 6 partidos.

Consiguió ser All-Star nuevamente con 36 y 37 años. En la 92-93 se convirtió en el jugador más longevo de la liga. Su cuerpo parecía resistirse a abandonar. A la edad de 40 años logró promediar 12 puntos y 7 rebotes, incluso esa campaña llegó a jugar 51 minutos en un partido que Celtics acabó venciendo a los actuales campeones Chicago Bulls en la prórroga.

Con la retirada de Bird en el 92 y McHale en el 93, Parish se quedó como el único representante del “Big Three”. Una era había acabado en Boston, y tras finalizar la temporada 93-94, Parish y Celtics decidieron seguir caminos diferentes, en una decisión que no fue muy entendida entonces. Jugó dos temporadas más en Charlotte Hornets y firmó finalmente por Chicago Bulls en la 96-97 con quienes consiguió, aunque con un papel secundario, un nuevo anillo.

Poco después anunció su retirada de la misma forma como había tratado de vivir su carrera deportiva, lo más discretamente posible, sin ninguna multitudinaria rueda de prensa. Sencillamente aprovechó una entrevista el 25 de agosto de 1997 para decir: “Creo que ya es la hora. Siento en mi corazón que ya es la hora de marcharse.”

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>