CHRIS MULLIN. UNA HISTORIA DE SUPERACIÓN

Chris Mullin lució la camiseta número 17 en honor a su héroe de la niñez, la leyenda de los Boston Celtics John Havlicek. Mullin, un alero de 6-7 con un tiro mortífero le ayudó a promediar 18.2 puntos por partido durante su carrera de 16 años. Y, tras afrontar valientemente serios problemas con el alcoholismo, y superar graves lesiones al principio de su carrera, será recordado para siempre como uno de los mejores jugadores de la famosa franquicia de los Golden State Warriors.
Fue una gran estrella en la Universidad de St. John’s, Chris Mullin ganó una medalla de oro olímpica en 1984, galardonado con el John Wooden Award como el mejor jugador universitario del país en 1985, antes de ser seleccionado por los Warriors en la séptima posición en el Draft de la NBA de 1985.

Mullin se estableció rápidamente como un jugador versátil en la liga, quizás por desgracia basado en gran parte en el color de la piel, comparaciones inevitables con Larry Bird a parte, se encontraba en el mejor momento de su carrera. Aunque Mullin se perdió todo el campus de entrenamiento de rookies y seis partidos de temporada regular antes de llegar a un acuerdo con los Warriors, el día que firmó, jugó 24 minutos y anotó la canasta ganadora con 15 segundos restantes. Todo un preludio de una gran carrera.
Terminó su temporada como novato con un promedio de 14.0 puntos con un % de acierto del 46,3 de tiros de campo y un tremendo 89.6 % de sus tiros libres. Eso no solo lo ubicó segundo en la liga, sino que fue la segunda mejor marca de un novato en la historia de la liga desde que Ernie DiGregorio lanzó con un acierto del 90,2 % desde la línea en la temporada 1973-74.
Mullin jugó bien, pero los Warriors como equipo perdieron 52 partidos en su temporada de novato. E incluso cuando el volátil entrenador George Karl se hizo cargo en la siguiente temporada y los Warriors llegaron a la segunda ronda de los playoffs, la franquicia de la bahía no era un lugar de trabajo agradable. Años más tarde en el San Francisco Chronicle , Mullin admitiría que algunos de sus compañeros de equipo lo “marginaban”, negándose a pasarle el balón
“Fue”, bromeó más tarde, “como una familia, una familia disfuncional”, dijo Mullin.

Mullin era un chico de Nueva York que no sabía mucho más sobre el resto del mundo fuera del gimnasio de St. John’s y el vecindario de Brooklyn donde vivió hasta la universidad. Los días nebulosos y locos de beber en la universidad lo habían atrapado. Mullin necesitaba desesperadamente una sacudida en su vida para trasladarlo a las canchas. Lo consiguió gracias a otro nuevo entrenador, Don Nelson, quien lo convenció de que necesitaba tratamiento por su problema con el alcohol.

Mullin pasó 48 días durante la temporada en un centro de rehabilitación y regresó siendo un hombre cambiado. Se perdió 22 partidos pero completó la temporada con un promedio de 20.2 puntos, 4.8 asistencias y 3.4 rebotes y estaba de camino al estrellato.
En la temporada 1988-89, el jugador que los Warriors pensaban que estaban seleccionando en el Draft de 1985 finalmente explotó, Mullin tuvo un promedio de 26.5 puntos por partido (el quinto en la liga), 5.9 rebotes y 5.1 asistencias. Fue elegido para el Segundo Equipo All-NBA. Se convirtió en el tercer jugador en la historia de los Warriors, unido a Wilt Chamberlain y Rick Barry , en sumar 2.000 puntos, 400 rebotes y 400 asistencias en una temporada. También se convirtió en el cuarto jugador en el club de 2.000 puntos en la franquicia, uniéndose a Chamberlain, Barry y Purvis Short.
Mullin se asoció con Mitch Richmond para formar el dúo de mayor anotación en la NBA, con un promedio combinado de 48.6 puntos por partido. También fueron los compañeros de equipo más jóvenes en liderar la liga en anotación desde el dúo Kareem Abdul-Jabbar y Bob Dandridge con los Bucks de Milwaukee en la temporada 1971-72. Mullin logró su primer triple doble y anotó 47 puntos, su mejor marca, con 16 de 25 tiros de tiros de campo y 15 de 15 tiros de tiros libres en un partido contra Los Angeles Clippers.

Finalizando cuarto en la División del Pacífico, los Warriors lograron una impresionante victoria contra los favoritos Utah Jazz en la primera ronda de los playoffs. En las Semifinales de la Conferencia Oeste, los Warriors cayeron ante los Phoenix Suns en cinco partidos, pero Mullin promedió 29.4 puntos en ocho partidos de playoffs.
Golden State se perdió los playoffs en la siguiente temporada, pero en la temporada 1990-91 el equipo entró en la era dorada de Mullin con los Warriors. El base novato de segundo año Tim Hardaway, Richmond y Mullin crearon el famoso “Run-TMC” (Tim, Mitch y Chris), conocidos por su juego eléctrico en el ataque. Los Warriors comenzaron la temporada con una victoria por ¡162-158! y derrotaron a los campeones de la División del Medio Oeste, San Antonio Spurs, en la primera ronda de los playoffs. La temporada terminó con una derrota en segunda ronda contra los futuros campeones de la Conferencia Oeste, Los Angeles Lakers.
Mullin continuó mejorando su juego y fue elegido en Primer Equipo All-NBA en la temporada 1991-92. Terminó sexto en la votación para el premio al Jugador Más Valioso de la liga y tuvo un promedio de anotación de 25.6 puntos por partido, siendo tercero en la liga. Se unió a Chamberlain como los únicos jugadores en la historia de la franquicia en promediar 25 puntos o más en cuatro temporadas consecutivas y al finales de temporada, se ubicó entre los mejores 10 de todos los tiempos de los Warriors en 16 categorías diferentes, incluyendo puntos, promedio de anotaciones, asistencias y robos de balón.
Mullin, lideró la liga en minutos jugados (3,346) por segunda temporada consecutiva.

El equipo reemplazó a Richmond a cambio de la estrella lituana Sarunas Marciulionis y el récord del equipo mejoró a un excelente 55-27. A pesar de perder una decepcionante serie de primera ronda ante los Seattle SuperSonics, los Warriors parecían estar en la buena senda.
Mullin también estaba en la cima de su carrera. Al final de esa temporada, jugó con el Equipo Olímpico de 1992 conocido como el “Dream Team”, formado por los mejores jugadores de todos los tiempos de la NBA, entre ellos Michael Jordan, Magic Johnson y Larry Bird.
Sin embargo, en la temporada 1992-93 las lesiones acosaron a Mullin y al equipo. Jugó solo 46 partidos después de romperse el ligamento colateral en su pulgar derecho. El equipo tuvo un mediocre récord 34-48 y continuó en declive, salvo la temporada 1993-94 cuando el equipo terminó con un gran récord de 50-32 gracias a la elección del rookie estrella Chris Weber, quien solo duraría una temporada en Golden State tras una disputa personal con Nelson.

Pero Mullin nunca dejó de trabajar. Se ganó el respeto de los fans y los medios por su profesionalismo. Cuando finalmente fue intercambiado antes de la temporada 1997-98 a los Indiana Pacers, quienes fueron entrenados por Larry Bird, muchos miembros de la franquicia de los Warriors estaban muy agradecidos a la labor de Chris.
Jugó tres temporadas con los Pacers y lideró la NBA en la temporada 1997-98 en porcentaje de tiros libres (93,9%) y ocupó el tercer lugar en porcentaje de acierto de tres puntos (44 %). En la temporada 1999-2000, Mullin lideró a los Pacers en porcentaje de tres puntos (46,5 %), que fue segundo en la NBA. Concluyó su carrera como Pacer jugando unas finales de la NBA, perdiéndolas en 6 partidos contra los Lakers de Shaq y Kobe Bryant.
Sin embargo, Golden State era su casa, y regresó en 2001 para disputar su última temporada en la NBA para jugar en los Warriors.  Se retiró antes de la temporada 2002-03 y se unió a la oficina principal de los Warriors como asistente especial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>