NATE “TINY” ARCHIBALD. EL PRIMER JUGÓN DE LA NBA

Nacido y criado en los proyectos de viviendas Patterson del sur del Bronx, uno de los barrios más conflictivos de Estados Unidos, Archibald usó su habilidad en el baloncesto para mantenerse alejado de las drogas y la violencia que costaban la vida a muchos de sus vecinos. El destino, la fortaleza y la inspiración ayudaron a Nate a perseverar para convertirse en el orgullo de Patterson. Sin olvidar nunca sus raíces, Archibald continuó siendo una celebridad en los barrios problemáticos de Nueva York, ayudando con programas comunitarios y refugios para personas sin hogar y asesorando a los niños en la calle para no meterse en problemas

Archibald, que recibió el sobrenombre de su padre, “Big Tiny”, creció en un apartamento de dos habitaciones, siendo el mayor de siete hermanos. A los 14 años, Archibald se convirtió en el jefe de la familia cuando Big Tiny dejó a su familia tirada. Viviendo en un ambiente que destruyó a mucha gente cercana a él, Archibald fácilmente podría haber sucumbido a las tentaciones de la calle. Pero el baloncesto le ayudó a superar esas tentaciones.

Afortunadamente para Archibald, un hombre llamado Floyd Layne, entonces director deportivo de la comunidad y luego entrenador del City College High School en Manhattan, entró en escena. Layne conocía al entrenador de DeWitt Clinton, quien aceptó hacer otra prueba a Archibald.  Aunque Layne y otros partidarios convencieron a Archibald de quedarse en la escuela, sus calificaciones no fueron buenas. En consecuencia, una gran beca universitaria estaba fuera de su alcance. Así pues, dejó New York por primera vez en su vida para asistir a la Arizona Western Community College. Después de un año en Arizona Western, aceptó una beca para la Universidad de Texas en El Paso, donde promedió 20.0 puntos en tres temporadas. Archibald también participó  durante los juegos All-Star universitarios de postemporada. Anotó 51 puntos en el Aloha Classic de 1970 y promedió casi 40 puntos en cinco exhibiciones de postemporada. Los Cincinnati Royals, entrenados por el excampeón de los Celtics Bob Cousy, eligieron a Archibald en la segunda elección de la segunda ronda en un muy buen Draft de la NBA de 1970 que también incluyó a Bob Lanier , Rudy Tomjanovich, Pete Maravich, Dave Cowens y Calvin Murphy .

De tan apariencia juvenil era el Nate Archibald que la primera vez que Cousy lo vio en un hotel de Memphis lo confundió con un botones. Pero ya en su primera temporada, Archibald demostró que no era tan juvenil en una pista de baloncesto, pese a su engañoso aspecto de niño con su escaso 1,80 y 70 kilos de peso. Se ganó la titularidad  de Cincinnati como novato cuando el veterano escolta Flynn Robinson se lesionó de gravedad. Archibald respondió promediando unos magníficos 16.0 puntos en un equipo mediocre que terminó la temporada con un récord de 33-49. Sin embargo, su defensa era irregular y tenía problemas con las pérdidas de balón debido a su precipitación y exceso de rapidez. Aún debía adaptarse del todo a la NBA.

La siguiente temporada, con Archibald tirando a canasta con alarmante frecuencia, era un chupón básicamente, Cousy consideró cambiarlo por un pívot que el equipo necesitaba con urgencia. Pero al final, los Royals cambiaron a otro jugador. Cuando el capitán de los Royals y anotación, Tom Van Arsdale, se lesionó, Archibald explotó.

Archibald, ahora en el papel de líder, jugó una tremenda primera parte de temporada en la 1971-72. La decisión de dejarlo fuera del Equipo de la Conferencia Este en el All-Star, afectó tanto a Archibald que aumentó su anotación a 34.0 puntos por partido, terminando su segunda temporada con un promedio de 28.2 puntos por partido. Finalmente recibió el reconocimiento al ser elegido para el segundo equipo All-NBA. Aún así, los Royals terminaron con un decepcionante récord de 30-52. Antes de la temporada 1972-73, los Royals se mudaron a Kansas City-Omaha, donde se convirtieron en los Kings (los ahora Sacramento Kings).  Archibald se convirtió en All-Star por primera vez. En 80 partidos, Nate promedió 34.0 puntos y 11.4 asistencias por partido, convirtiéndose en el único jugador en liderar la NBA en ambas categorías en una misma temporada, récord que se mantiene vivo hoy en día. Archibald finalmente lo había logrado, era una súper-estrella. Fue elegido para el Primer Equipo All-NBA al final de la temporada.

Sin embargo, en aquel año no fueron todo éxitos. La franquicia fracasó en su camino a los playoffs  con un paupérrimo récord de 36-46. Una lesión en el tendón de Aquiles cortó la trayectoria de Archibald en la temporada 1973-74 limitándole a 35 partidos, y promedió solo 17.6 puntos. Tiny se recuperó en la 1974-75, jugando los 82 partidos y liderando al equipo a su primer récord ganador (44-38) desde 1966. Promedió 26.5 puntos y 6.8 asistencias para conseguir un lugar en el Primer Equipo All-NBA. Más importante aún, los Kings llegaron a los playoffs por primera vez en la carrera de Archibald. Perdieron en las Semifinales de la Conferencia Oeste ante los Chicago Bulls en seis partidos. La siguiente temporada, Archibald tuvo otra vez unas estadísticas impresionantes (24.8 puntos y 7.9 asistencias en 78 partidos) y nuevamente fue elegido para el Primer Equipo All-NBA. Desafortunadamente, su actuación no sirvió en un equipo que tuvo otra vez un pobre récord de 31-51. Kansas- City no tenía a nadie que complementara el talento de Archibald.

Archibald fue traspasado a los New York Nets antes de la temporada 1976-77, una campaña que marcó el comienzo de los tres años más difíciles de su carrera. Con apenas 34 partidos jugados, Archibald sufrió una grave lesión en el pie y se perdió el resto de la temporada. Al final de aquella temporada, fue traspasado a los Buffalo Braves. Se rompió el tendón de Aquiles antes de la temporada 1977-78, nunca jugó un partido con el uniforme de los Braves. Nuevamente fue traspasado, esta vez a los Boston Celtics antes del inicio de la temporada 1978-79. La transición a un equipo como los Celtics no fue nada fácil. Archibald tenía 5 kilos de sobrepeso al inicio de la temporada, su juego era lento y su rol en el equipo no estaba claro. Tuvo dificultades para jugar junto a Jo Jo White, y mantuvo discrepancias con su compañero y el entrenador Dave Cowens. Los Celtics tuvieron un récord de 29-53.

Después de la temporada 1978-79, abundaban los rumores de una posible salida de Archibald. Archibald, al parecer, estaba acabado. Mientras tanto, los Celtics estaban ocupados preparando un equipo que devolviera la grandeza a la franquicia más laureada de la NBA. Bajo el nuevo dueño Harry Mangurian y el nuevo entrenador Bill Fitch, el equipo fichaba al rookie Larry Bird , el sexto hombre ML Carr y a un Dave Cowens rejuvenecido para la posición de pívot. Lo único que les faltaba a los Celtics era que alguien manejara al equipo en la pista.

Archibald regresó a Boston para la temporada 1979-80 con un rol muy diferente. Los Celtics no lo necesitaban para anotar como lo hizo en los equipos de Cincinnati y Kansas City-Omaha en la década de los 70,  tenían a Bird, Cowens y Cedric Maxwell para eso. Así que Archibald no destacó como el deslumbrante anotador de antaño, sino como un jugador controlado y eficiente, ejecutando el ataque de los Celtics con gran sabiduría.

Su promedio de puntuación (14.1 puntos por partido) fue el segundo más bajo de su carrera, pero sus 671 asistencias fueron las más altas desde la temporada 1972-73, año en el que lideró a la liga. Archibald fue seleccionado nuevamente a un All-Star. El resultado para los Celtics fue uno de los crecimientos más espectaculares de un año en la historia de la liga: registraron un récord de 61-21 en la temporada regular antes de perder ante los Philadelphia 76ers en las Finales de la Conferencia Este. La temporada 1980-81 marcó el apogeo del resurgimiento de Tiny. Promedió más de 35 minutos por partido mientras dirigía a uno de los más disciplinados ataques de la NBA a un récord de 62-20. En el camino logró el MVP del All-Star Game y terminó quinto en la liga en asistencias con 7.7 por partido. También fue nombrado para el Segundo Equipo All-NBA al final de la temporada. Y lo que es más importante, después de 11 temporadas en la NBA, Tiny Archibald finalmente ganó un Campeonato de la NBA. Los Celtics derrotaron a los Houston Rockets en seis partidos (4-2) en las Finales de la NBA.

Archibald tuvo una productiva temporada 1981-82 cuando la era de Larry Bird entraba en su pleno apogeo. Los Celtics lograron un tremendo récord de 63-19, pero perdieron contra los Sixers en siete partidos en las Finales de la Conferencia Este. Las 8.0 asistencias de Archibald por partido fueron el cuarto mejor promedio de la liga. Al año siguiente, los números de Archibald, ya con 34 años, comenzaron a disminuir. En 66 partidos, promedió solo 27.4 minutos y 6.2 asistencias por partido. Los Celtics fueron eliminados de los playoffs por los Milwaukee Bucks en las semifinales de la conferencia. Archibald firmó con los Bucks como agente libre para la temporada 1983-84. Se retiró ese año después de jugar en solo 46 partidos. Los logros de Archibald durante sus 14 años en la NBA fueron enormes: 16.481 puntos, 6.476 asistencias y seis apariciones en el  All-Star de la NBA. Fue elegido para el Salón de la Fama del Baloncesto Naismith Memorial en 1991.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>