JOJO WHITE. EL ADIÓS DE UNA LEYENDA

Hace dos días, nos dejaba una leyenda de los Celtics. Jojo siempre fue la típica estrella en la sombra, el jugador que se recuerda cuando no está, el jugador imprescindible para que una de las franquicias con mayor solera de la NBA, lograra todos aquellos éxitos.

Joseph Henry (“JoJo”) White nació el 16 de noviembre de 1947 en St. Louis, Missouri. Jugó baloncesto universitario en la Universidad de Kansas. Anotó 1.268 puntos durante sus cuatro años en Kansas y su camiseta fue retirada en 2003.

Después de su paso por la universidad, White jugó en el equipo olímpico de baloncesto de Estados Unidos en 1968 en México, que quedó invicto (9-0), ganando una medalla de oro olímpica, derrotando a Yugoslavia 65-50 en la final.

Después de los Juegos Olímpicos, White fue seleccionado en 1969 en la primera ronda del draft (novena posición) por los Boston Celtics , que en ese momento acababan de ganar su 11 ° campeonato en 13 años. Sin embargo, antes de que White incluso se presentara al training camp, el entrenador-jugador, el mítico Bill Russell, anunció su retirada. White pasaría una temporada de reconstrucción en los míticos pero veteranísimos Celtics, recibiendo al center Dave Cowens a cambio de Paul Silas. Junto con estas dos piezas y veteranos como John Havlicek, JoJo White sería el elemento clave de los dos campeonatos de los Boston Celtics en la década de 1970 (1973-74 y 1975-76).

White pasó a convertirse en uno de los primeros “hombres de hierro” del baloncesto profesional, jugando en los 82 partidos durante cinco temporadas consecutivas en la década de 1970. Las cualidades de White consistían en una gran defensa, velocidad, un tiro de suspensión muy efectivo y liderazgo de equipo. Los Celtics de 1970 terminaron con el primer récord perdedor de la franquicia desde 1951. Con White liderando las anotaciones desde la posición de base, el equipo recuperó su gen ganador en 1971. Fue All-Star durante siete años consecutivos desde 1971 hasta 1977, terminando en el top ten en la liga en asistencias desde 1973 a 1977. En 1974 y 1976, White fue pieza clave para que los Celtics ganaran el campeonato de la NBA y fue nombrado el jugador más valioso de las Finales de la NBA de 1976. El momento cumbre de White fue el partido que jugó de las tres prórrogas contra los Phoenix Suns en el quinto partido de las finales del año 1976. White fue el máximo anotador del partido con 33 puntos, 9 asistencias, que llevó a los Celtics a una victoria por 128-126. Con unos increíbles 60 minutos de tiempo de juego, solo Garfield Heard de los Suns (61) jugó más minutos. Muchos afirman que es el mejor partido de la NBA que se ha jugado nunca.

Fue traspasado por los Celtics a los Golden State Warriors en 1979, y se retiró en 1981, con los Kansas City Kings. White terminó su carrera en la NBA anotando un total de 14.399 puntos (17,2 puntos por partido), promediando 4.9 asistencias, y 4 rebotes por partido. Su porcentaje de tiros de campo fue de un 44´4 %, un porcentaje muy alto para ser un base.

El viernes 9 de abril de 1982, el número 10 de White fue retirado y cuelga de las vigas del Boston Garden junto con otras grandísimas leyendas del equipo verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>