BOB MCADOO. LEYENDA A AMBOS LADOS DEL CONTINENTE

Rookie del Año, tres veces máximo anotador de la NBA , MVP de una temporada regular, todos esto en sus primeros cuatro años como profesional. Este es Bob Mcadoo. Luego, su estrellato se desvaneció lentamente antes de renacer durante la primera mitad de la década de 1980 como secundario de lujo en los Lakers. Incluso después de estos logros, a la edad de 35 años, McAdoo se convirtió en toda una leyenda en Italia, en la famosa Philips Milano.

Uno de los pívots con mejor lanzamiento de todos los tiempos, McAdoo lideró la anotación en su segundo año en la NBA, la temporada 1973-74, el mismo año que lideró la liga con un porcentaje de tiros de campo con un 54´7. Durante 14 temporadas, McAdoo consiguió 18.787 puntos con un promedio de 22.1 puntos. Fue cinco veces NBA All-Star, lanzó con un acierto del 50´3 de tiros de campo y 75´4 desde la línea de tiros libres, anotando en dobles figuras en todas y cada una de sus temporadas en activo, salvo en una ocasión.

Después de estas temporadas de estrellato, McAdoo jugó un papel crucial de reserva en cuatro finales consecutivas de la NBA, logrando dos veces un anillo de campeón con Los Angeles Lakers. McAdoo llegó a la edad de la escuela secundaria justo cuando las leyes de derechos civiles comenzaron a exigir el transporte para lograr la integración escolar para los afroamericanos. Él y varios amigos de su barrio, eligieron ir a Smith High porque, según reconoció más tarde, pensaban que sus posibilidades de formar parte del equipo de baloncesto eran mejores en una escuela integrada por jugadores de raza negra.

En su último año, McAdoo condujo a su escuela a las semifinales del estado de Carolina del Norte. Bob nunca fue un estudiante excepcional y carecía de las puntuaciones académicas requeridas por la Conferencia de la Costa Atlántica para ingresar a la Universidad de Carolina del Norte. Se matriculó en la Vincennes Junior College de Indiana y lideró al equipo en la anotación durante dos años. En 1971, después de una aparición en los Juegos Panamericanos de 1971, su estatus académico había mejorado, por lo que McAdoo regresó a casa para jugar en la Universidad de Carolina del Norte.

En la primera, y única, temporada de McAdoo en Chapel Hill, los Tar Heels, registraron un récord de temporada regular de 29-5 y jugó la Final Four de la NCAA en el año 1972. A pesar de 24 puntos y 15 rebotes de McAdoo, Carolina del Norte fue batida por los Florida ators en las semifinales nacionales. McAdoo fue elegido para Primer equipo All- American tras promediar 19.5 puntos y 10.1 rebotes por partido. Debido a dificultades familiares, se declaró elegible para el Draft de la NBA de 1972. Los Buffalo Braves, eligieron a McAdoo en la segunda elección, detrás de LaRue Martin. El entrenador de los Braves, Jack Ramsay, inicialmente pensó que McAdoo era demasiado frágil para jugar la posición de pívot puro, por lo que probó al novato en la posición de alero. Tras un período de adaptación duro partiendo desde el banquillo, Ramsay movió a McAdoo a la posición de pívot  en la segunda mitad de la temporada, y la producción de McAdoo se disparó. Terminó con promedios de 18.0 puntos y 9.1 rebotes por partido,  y ganó el Premio Rookie del Año de la NBA. Los Braves, sin embargo, ganaron sólo 21 partidos.

Cualquier duda sobre McAdoo desapareció en la temporada 1973-74. Ayudado por los fichajes de los Braves del base Ernie DiGregorio y el alero Jim McMillian, McAdoo tuvo un sensacional segundo año. Fue All-Star por primera vez, lideró la liga tanto en anotación (30.6 puntos) como en porcentaje de tiros de campo (54´7%), ayudando a Buffalo a conseguir un récord de 42-40 y la primera clasificación para los playoffs en la historia de la franquicia. Los Braves enfrentaron a los Boston Celtics en las semifinales de la conferencia y perdieron en seis partidos.

Tanto los Braves como McAdoo mejoraron aún más en la temporada 1974-75. El récord de Buffalo fue de 49-33, siendo el tercer mejor récord de la liga, y McAdoo ganó el MVP después de una espectacular campaña individual. Lideró la liga en anotación (34.5 puntos por partido), puntos totales (2.831), rebotes totales (1.155) y minutos jugados (3.539), siendo el cuarto en rebotes (14.1), quinto en porcentaje de tiros de campo (.512), y sexto en tapones (2,12).

Buffalo se enfrentó a Washington en las semifinales de la Conferencia Este y extendió la serie al límite, pero perdieron por 4-3. Washington ganó la serie, a pesar del esfuerzo monstruoso de McAdoo, que promedió 37.4 puntos y 13.4 rebotes en la eliminatoria.

A mediados de la temporada 1975-76, McAdoo ganó su tercer título de anotación consecutiva, promediando 31.1 puntos por partido. Buffalo tuvo otra temporada regular fuerte en aquella temporada, terminando segundo detrás de Boston en la División del Atlántico, con un registro de 46-36. En los playoffs, McAdoo llevó a los Braves a su primera victoria en una serie de playoffs, un triunfo en primera ronda sobre Philadelphia. Buffalo perdió posteriormente contra los Celtics, en las semifinales de la conferencia.

Mientras tanto, había unos problemas que perseguirían a McAdoo para el resto de la década de 1970, que ya se estaban gestando. Bob era extremadamente sensible a las críticas, especialmente sobre su falta de actitud defensiva, la actitud pasiva de McAdoo le ganó pocos amigos en los medios o en Buffalo. Se quejaba de que no recibía suficiente atención nacional en una ciudad invernal donde, una vez tristemente notó, que los niños pequeños jugaban al hockey, y no al baloncesto en las calles.

A mitad de la temporada 1975-76, McAdoo pidió que lo liberaran de un partido debido a problemas de espalda. Cuando el propietario de Buffalo, Paul Snyder, exigió que su pívot estrella viera a un segundo médico, a lo que McAdoo se negó, provocó que Snyder lo sancionara. Aunque la suspensión solo duró un partido, el incidente enfrió la relación, y marcó un punto de inflexión en la carrera de McAdoo en Buffalo.

La temporada siguiente, McAdoo estaba en el último año de su contrato. Snyder, poco dispuesto a cumplir con las peticiones económicas de McAdoo, para no perderlo en la agencia libre después de la temporada, lo traspasó a mediados de temporada a los New York Knicks.  Aunque McAdoo todavía terminó la temporada 1976-77 ocupando el quinto lugar en la liga en anotación (25.8), el cambio a Nueva York no fue muy positivo para McAdoo. Los Knicks no tenían precisamente un  ambiente de vestuario idóneo repleto de egos, que chocaron frontalmente con el fuerte carácter de Bob McAdoo.

La rivalidad entre McAdoo y su compañero de equipo superestrella Spencer Haywood, fue particularmente intensa. Aunque McAdoo finalizó tercero en la liga en anotación en la 1977-78 (26.5), los Knicks lo cambiaron a la mitad de la temporada siguiente a Boston por Tom Barker y tres elecciones de primera ronda en el draft.

McAdoo se enteró del traspaso leyendo el periódico. También lo hicieron el gerente general de Boston Red Auerbach y el jugador-entrenador Dave Cowens , que no habían sido consultados por el propietario de los Celtics, John Brown, y estaban molestos. McAdoo no se sintió bienvenido, pero aún así terminó la campaña 1978-79 promediando 24.8 puntos por partido en 60 partidos. Los Celtics traspasaron a McAdoo a los Detroit Pistons como compensación por el fichaje de ML Carr como agente libre en Boston.

Los dos años de McAdoo en Detroit no fueron más felices. Los Pistons estaban sumidos en plena reconstrucción, y McAdoo sufrió una serie de lesiones. En la 1980-81, jugó sólo seis partidos y fue nuevamente traspasado. Los Nets de Nueva Jersey lo ficharon hasta el final de la temporada, pero solamente jugó 10 partidos. McAdoo y los Nets no pudieron ponerse de acuerdo para una extensión de contrato para la temporada 1981-82, y la carrera de Bob, parecía estar en peligro.

El destino, sin embargo, intervino en forma de un regalo de Navidad para McAdoo. Una lesión que de Mitch Kupchak en el equipo de Los Angeles Lakers a mediados de la temporada 1981-82 hizo que la franquicia angelina luchara por un pívot reserva de Kareem Abdul-Jabbar. En la víspera de la navidad de 1981, los Lakers sorprendieron a McAdoo y a la mayoría de la prensa crítica al adquirir los derechos de McAdoo de los Nets por dinero en efectivo y una elección de segunda ronda del draft de 1982.

El movimiento, ampliamente cuestionado en ese momento, valió la pena tanto para el jugador como para el equipo. McAdoo descubrió que podía resurgir su carrera en el papel de reserva de Kareem, y a los Lakers le vino de perlas su aportación desde el banquillo para ganar el Campeonato de la NBA de 1982. Con la atención puesta en él, McAdoo resurgió como Laker. En la temporada 1982-83 promedió 15.0 puntos por partido, aunque estuvo 32 partidos en la lista de lesionados con una lesión en el dedo del pie. Los Lakers alcanzaron las Finales de la NBA nuevamente, pero fueron derrotados por un contundente 4-0 a manos de un poderoso equipo, los Philadelphia 76ers.

En la temporada 1983-84, 13.1 puntos por partido de McAdoo, máximo anotador de los suplentes de la liga, a pesar de que jugó menos de 21 minutos por partido. Los Lakers se encontraron con los Boston Celtics en las Finales de la NBA. En una clásica serie de siete partidos, los Celtics ganaron por un ajustadísimo 4-3, a pesar de los 14.0 puntos por partido de McAdoo en los playoffs. Los Lakers regresaron a la final en 1985 por cuarta vez en las cuatro temporadas como Laker de McAdoo. Esta los Lakers ganarían en la final, vengándose contra los Celtics derrotándolos por 4-2. McAdoo promedió 10.5 puntos por partido durante la temporada regular y 11.4 en los playoffs, subiendo su nivel en defensa parando aaaaaa Kevin McHale.

Sin embargo, A McAdoo le volvieron a  desilusionar. A pesar de su papel en los dos campeonatos, los Lakers optaron por  rejuvenecer el banquillo para la temporada 1985-86, y no ejercieron la extensión por un año del contrato de McAdoo. Pasó el verano y el otoño de 1985 negociando un acuerdo con los 76ers, que finalmente lo contrataron para la segunda mitad de la temporada. Promedió más de 10 puntos en 29 partidos, pero nuevamente se encontró sin equipo en el verano.

Descontento con la oferta de Philadelphia y sin estar listo para la retirada, McAdoo firmó por el Tracer Milan de la Liga Italiana. En Italia, McAdoo se convirtió en una estrella e ídolo para los tifosi italianos. En su primer año en Europa, a los 35 años, lideró al Tracer Milan al Campeonato Italiano y Europeo, promediando 26.1 puntos y 10.2 rebotes por partido. También en 1988 lograría su segundo entorchado europeo.

En total, jugó siete años en el extranjero con Milan, Forli y Fabriano, terminando con promedios en la liga italiana de 26.6 puntos y 8.7 rebotes por partido. McAdoo se retiró en 1992 a la edad de 41 años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>