ANTONIO MARTÍN GENIO Y FIGURA CON LUZ PROPIA

EL PIVOT CONSIGUIÓ 14 TÍTULOS Y UNA MEDALLA

Cada 3 de Diciembre, inevitablemente nos acordamos del primer mito del baloncesto Español, Fernando Martín, que el 3 de Diciembre de 1989, perdía la vida en un accidente de tráfico. La huella y el recuerdo de Martín dura y perdura siempre en la retina de los aficionados. Sin embargo de por inercia y sin querer no nos acordamos de su hermano, Antonio Martín, que de otro modo, y con la sombra del nombre de su hermano, quizá no se tenga el reconocimiento que merece un fenomenal pívot de 2,09, fuerte, buen reboteador con un eficaz tiro de corta distancia y con un inmenso carácter ganador.

Antonio Martín, se iniciaba en en la cantera del Colegio San José del Parque, para posteriormente pasar a las filas de los juveniles del Estudiantes. En la temporada 83-84 fichó por el Real Madrid. En sus tres primeras campañas en el conjunto blanco apenas disputó de minutos. Y por ello decidió en el año 1986 marcharse a EE.UU, con su hermano mayor, para completar su formación en la universidad de Pepperdine. Su marcha a Usa fue a la brava y el Madrid, molesto con el jugador, envió una copia de su contrato (que seguía en vigor) a la universidad Estadounidense. Este contrato como profesional, le incapacitaba para poder jugar en la liga universitaria. Así que de este modo tuvo que volver a España. Su vuelta al Madrid, fue muy distinta, ya tras debutar en la temporada 87-88, el pívot se convirtió en un elemento importante durante toda su etapa como profesional hasta la temporada de su lesión, la 91-92, que además coincidió con la llegada del Zara Lituano Arvydas Sabonis al Madrid. Con los blancos Antonio Martín, consiguió uno de los mejores palmarés a nivel de de clubes de nuestro baloncesto, una Copa de Europa, tres Recopas, una Copa Korac, cinco Ligas y cuatro Copas.¡CASI NADA!

Además disputó 76 partidos con la selección Española, con la que logró la medalla de bronce en el Europeo’91. Un torneo en el que alcanzó su máximo nivel, liderando a los Españoles y  militando en el quinteto ideal del torneo, y que debería de haber sido MVP del mismo, ya que jugó mejor que nadie durante todo el campeonato, pese a que el MVP fue regalado por parte de la organización al entonces Yugoslvavo Toni Kukoc.

El 19 de Julio de 1975 y  tras ganar la Copa de Europa, mediante una entrevista en “El País” Martín anunciaba su retiraba, con tan sólo 29 años, por según el jugador “no estar en plenitud de facultades” y porque no creía poseer el talento natural necesario “para desarrollar un buen juego estando mal físicamente”. En sus últimos años había tenido problemas físicos y  su contrato con el Real Madrid había finalizado. Sin embargo nadie esperaba esta decisión, a la que él mismo calificó de “muy madurada”. Entonces varias ofertas, que desechó, y ninguna fue del Madrid. Era una realidad que la relación con el club de su vida se había deteriorado, hasta pasados diez años, que  regresó a la casa blanca como director deportivo de la sección, cargo que desempeñó durante cuatro temporadas.

Sería injusto no recordar por sí mismo a este jugador de esta calidad y de tal carácter y liderazgo, con enorme palmarés y que brilló con luz propia no solo en su club sino que en el equipo nacional Español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>