DOMINIQUE WILKINS THE HUMAN HIGHTLIGHT FILM

Uno de los mejores jugadores de la NBA durante más de una década, Dominique Wilkins se ganó el apodo de “Human Highlight Film” con una gran cantidad de espectaculares jugadas individuales que se remontan a sus años universitarios en Georgia. Miembro del equipo All-Rookie de la NBA en 1983, el alero 2,03 de acrobáticos vuelos y saltos, fue nombrado siete veces en los All-NBA, fue nueve consecutivas All-Star, dos veces ganador del concurso de mates de la NBA. Medalla de oro del campeonato del mundo de Canadá en 1994, es el gran palmarés de nuestra leyenda, el gran Dominique Wilkins.
Su logro más destacado fue 1986, cuando fue máximo anotador de la NBA con un promedio de 30.3 puntos por partido, en 1992 estableció un récord de la NBA al conseguir 23 tiros libres en un partido sin fallos. Es el líder de franquicia de los Atlanta Hawks tanto en anotación como en robos de balón. Lástima que todos sus logros fueron individuales, jamás colectivamente llegó más allá de unas semifinales de Conferencia. Este es el precio que tuvo que pagar al compartir época con los Celtics de Larry Bird, los bad boys de Detroit, o los Bulls de Jordan.
Wilkins fue no de los 12 jugadores que anotaron más de 25,000 puntos en su carrera en la NBA. Dominique Wilkins regresó a la NBA en 1996-97 tras un año en Europa, en el que consiguió una Euroliga con el Panathinaikos de Boza Maljkovic, volvió a la Nba para liderar a los San Antonio Spurs en anotación con un promedio de 18.2 puntos por partido a los 37 años. Actualmente ocupa el séptimo lugar en la lista de mejores anotadores de todos los tiempos con 26.534 puntos y es el décimo en promedio de anotación de la NBA con 25.3 puntos por partido.


Nacido en París, Francia, donde su padre estaba destinado mientras estaba con la Fuerza Aérea, Wilkins asistió a la escuela secundaria en Washington, Carolina del Norte. Era el hermano mayor de otro gran jugador de la NBA, Gerald Wilkins. Dominique asistió a la universidad en Georgia, donde promedió 21.6 puntos en tres temporadas. Fueron sus hazañas acrobáticas, vuelos sin motor, fue el descubridor del famoso “toma-hawk” que le valieron el apodo de “Human Highlight Film”.
Ingresó en el Draft de la NBA en 1982 después de su tercer año y fue seleccionado por Utah Jazz con la tercera elección. Se negó a firmar con los Jazz, y fue traspasado en septiembre de 1982 a los Atlanta Hawks por John Drew, Bill Freeman, James Williams y dinero en efectivo. Wilkins tuvo un impacto inmediato en los Hawks, promediando 17,5 puntos por partido como rookie. En su segunda temporada subió sus números hasta un promedio de 21.6 puntos por partido, comenzando una racha muy destacada en la que promediaría más de 20 puntos por partido durante 11 temporadas consecutivas.
Wilkins jugó un papel decisivo en el éxito de los Hawks a finales de la década de 1980, cuando el club logró 50 victorias en cuatro temporadas consecutivas entre las temporadas 1985-86 y 1988-89. Durante ese lapso, consiguió más de 30 puntos por partido dos veces, y durante los cuatro años combinados promedió 29.1 puntos por partido. En 1988 también anotó 29 puntos en 30 minutos de juego en el All star Game. En los playoffs, promedió 31.2 puntos y, a pesar de que los Hawks perdieron en las Semifinales de la Conferencia Este al perder ante los Boston Celtics por dos puntos en el séptimo partido, se ganó todo respeto de los fans y de la crítica tras aquel partido que será recordado como la batalla contra Larry Bird, un cara a cara que perdió, pero que le llevó a la fama más absoluta.
A principios de la década de 1990, mientras los Hawks dejaban de ser un equipo de 50 victorias, pasando a ser uno que ganaba más del 50% de sus partidos, Wilkins pasó de ser un anotador puro a ser un jugador más completo. En la temporada 1990-91 logró 9.0 rebotes por carrera, su mayor récord personal, y ese año superó 3 asistencias por partido por primera vez. Casi sin lesiones durante la mayor parte de su carrera, sufrió una ruptura de su tendón de Aquiles que acabó con su temporada a mitad de la campaña 1991-92.
Algunos pensaron que la lesión podría terminar con la carrera de Wilkins, pero el jugador de 32 años se recuperó al año siguiente, promediando 29.9 puntos por partido para terminar segundo detrás de Michael Jordan en la lucha por la corona anotadora de la liga, mientras Wilkins mantenía su sólido juego y más completo. Esa misma temporada se convirtió en el jugador número 17 en la historia de la NBA en rebasar la frontera de los 20.000 puntos.
A mediados de la temporada 1993-94, la duodécima de Wilkins con Atlanta, los Hawks sorprendieron a sus fans al traspasar a su líder a Los Angeles Clippers por Danny Manning. Wilkins se convirtió en agente libre tras aquella temporada y firmó con los Boston Celtics para la temporada 1994-95. Aunque fue el máximo anotador de los Celtics, su promedio de 17.8 puntos por partido fue su marca más baja desde su temporada de novato.
El verano siguiente, Wilkins, descontento con su papel en la reconstrucción de los Celtics, sorprendió al mundo e hizo temblar los cimientos del viejo continente al firmar por el Panathinaikos Atenas de la Liga Griega. Promedió 20.9 puntos y 7.0 rebotes en 14 partidos para el Panathinaikos y llevó al equipo griego a su primera euroliga. Wilkins fue nombrado el Jugador Más Valioso de la Final Four Europea en París, ganando al Barcelona de Aíto García Reneses.
En la temporada 1996-97, regresó a la NBA, firmando como agente libre con los San Antonio Spurs, que buscaban añadir anotación desde el banquillo. Wilkins les aportó lo que buscaban, liderando al equipo con un promedio de 18.2 puntos por partido y contribuyendo también con 6.4 rpp. Sin embargo, después de sólo una temporada, Wilkins una vez más se fue al extranjero, esta vez firmando un contrato con Teamsystem en Italia para la temporada 1997-98. Dominique, una vez más, volvió a la NBA, para tener un papel ya muy secundario en los Orlando Magic la temporada 1988/99, para después retirarse. En el año 2005 pasó a formar parte del Hall of Fame.
Regresó a jugar su última temporada en la NBA durante la campaña de 1998-99 junto a su hermano Gerald con la magia de Orland. En solo 27 juegos, promedió solo 5.0 puntos por partido y 2.6 juegos por partido, pero siempre será recordado como uno de los jugadores más emocionantes del juego.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>