ELGIN BAYLOR. EL MEJOR DE LA HISTORIA SIN ANILLO

Elgin Gay Baylor nació el 16 de septiembre de 1934 en Washington, DC. Baylor ayudó a redefinir el juego de baloncesto con un estilo de juego esbelto, acrobático y espectacular hasta ese momento nunca visto, y que fue el punto de partida para los grandes jugadores de los 70, 80 7 90 como Julius Irving y Michael Jordán.

Elgin Baylor ya era un atleta talentoso casi desde el momento en que podía caminar, Baylor luchó contra sus malas notas en las aulas y en un momento llegó a abandonar la escuela secundaria, compaginando su tiempo con un trabajo en una tienda de muebles y jugando al baloncesto en varias ligas callejeras.

Eventualmente, Baylor regresó a las clases. Sin embargo, de nuevo sus bajas calificaciones en la escuela secundaria casi le impidieron acceder a la universidad, hasta que un amigo lo hizo asistir al High School de Idaho. Baylor duró solo un año en aquella escuela. Después de que el entrenador, uno de sus principales valedores, del equipo fuera despedido, dicho equipo rescindió su beca con Elgin Baylor.

En el otoño de 1956, Baylor, que había permanecido fuera de la escuela durante un año completo, se matriculó en la Universidad de Seattle, que se llevó inesperadamente al campeonato de la NCAA en 1958. Los dos años de Elgin Baylor en Seattle lo colocaron en el radar de los scouters de los equipos de la  NBA. Lo más sorprendente para ellos fue su tremenda facilidad para anotar, ya que el joven alero promedió ni más ni menos que 31 puntos por partido.

En 1958, los Minneapolis Lakers, una franquicia en dificultades y al borde de la quiebra, seleccionaron a Baylor con la selección n. ° 1 en el draft de aquel año.

Baylor firmó un contrato sin precedentes de 20,000 dólares al año, Elgin Baylor se adaptó rápidamente al juego rápido y físico de los profesionales. Durante su temporada de novato su máxima anotación fue de 55 puntos en un partido, llegando a ser cuarto en la liga en anotadores, algo sin precedentes hasta la fecha.

Más sorprendentemente fue que resucitó a la franquicia de los Lakers, ayudando al club a mejorar su récord de 14 victorias en la temporada anterior y lideró al equipo llevándolo ni más ni menos que a las Finales de la NBA de 1959. Pero en las finales, Baylor y sus compañeros de equipo fueron barridos por Bill Russell y los Boston Celtics. Las finales entre los Lakers y los Celtics y el resultado, victoria para los Celtics, resultaron ser una especie de maldición para los Lakers liderados por Baylor. Durante la década posterior, las dos franquicias se enfrentaron seis veces más en las Finales de la NBA, y en todas, los Celtics ganaron.

Pero las derrotas no eran culpa de Elgin Baylor. A medida que su carrera avanzaba, Baylor demostró ser uno de los anotadores más dinámicos y prolíficos que la historia de la NBA haya visto jamás. En 1960, su segunda temporada en la liga, Baylor sumó 71 puntos contra los New York Knicks, estableciendo un nuevo récord de anotación en la NBA. En la finales de 1962, Baylor superó a todos en la cancha, anotando 61 puntos en el 5º partido de las finales, pero de nuevo asistió a otra derrota ante los Boston Celtics.

En el inicio de la temporada 1963-64, Baylor comenzó con su particular calvario de lesiones debido a unos problemas en el ligamento de du rodilla izquierda. Aunque todavía era una amenaza ofensiva, nunca dominó el juego como lo hizo durante las primeras cinco temporadas de su carrera.

En total, Baylor jugó 14 años en la NBA, todos con los Lakers. Y mientras jugaba con jugadores como Jerry West y Wilt Chamberlain, hizo de la franquicia una compentidora y ganadora perenne, pero nunca ganó un título de la NBA. Siempre, pese a su indiscutible calidad, tendrá la fama de gafe, de jugador maldito.

Después de sufrir otra lesión en la rodilla que hizo que terminase la temporada 70/71 para él, Baylor trató de regresar al año siguiente, pero únicamente logró jugar en solo nueve partidos antes de retirarse definitivamente.

Sus promedios profesionales incluyen 27.4 puntos y 13.5 rebotes por partido. Fue nombrado miembro del primer quinteto de la NBA  en 10 de sus 14 temporadas y fue incluido en el Naismith Memorial Basketball Hall of Fame en 1977.

No mucho después de retirarse, Baylor se convirtió en entrenador. Después de tres años como entrenador asistente para los New Orleans Jazz, se convirtió en entrenador jefe durante la temporada 1976-77. Terminó la temporada y siguió entrenando a la franquicia durante dos años más.

En 1986, Los Angeles Clippers contrataron a Baylor como vicepresidente de operaciones de baloncesto, un cargo que ocupó durante las siguientes 22 temporadas y que no hicieron más que agrandar la leyenda de gafe del bueno de Elgin. La franquicia de los Clippers, durante esos 22 años, fue de largo la peor de la NBA, por culpa de decisiones muy malas de Baylor como vicepresidente de operaciones. Tuvo la oportunidad de elegir en los años 1988 y 1998 el número uno del draft, obteniendo a Danny Manning y a Michael Olowakandi, y ambos, por distintos motivos, fueron un desastre.

Un porcentaje de victorias de menos del 30%, tres temporadas de veintidós en los playoffs únicamente. Pero pese a todo aquello, no borrará el recuerdo de uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, y espejo de los mejores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>