HAKEEM “THE DREAM” OLAJUWON

Hakeem Abdul Olajuwon nació el 21 de enero de 1963, en Lagos, Nigeria.

Sorprendentemente, la futura leyenda de la NBA no jugó al baloncesto hasta que Hakeem era un estudiante de 15 años de edad en el Colegio de Maestros Musulmanes en Lagos, aunque se adaptó fácilmente gracias a  su gran coordinación perfeccionada por haber practicado los deportes de fútbol y balonmano. Quizás fútbol por su altura no, pero igual el balonmano se ha perdido un jugador legendario, pero no eligió mal el bueno de “the dream”. Su impacto fue súbito en el deporte de la canasta.

Olajuwon emigró a los Estados Unidos para jugar al baloncesto en la Universidad de Houston. Olajuwon se asoció con la futura estrella y leyenda de la NBA, Clyde Drexler, en los escuadrones de “Phi Slamma Jamma”, conocidos por ser la congregación del mate, llevando a los Cougars a tres apariciones de la Final Four en la NCAA. Otros grandes destacados de aquella congregación eran dos viejos conocidos de la afición Europea y Española, Larry Micheaux y Michael Young. Pese a su gran éxito colectivo y triunfos, nunca se llevaron el campeonato. Michael Jordan y James Worhty, con sus Tar Heels de North Carolina, y Pat Ewing con sus Georgetown Hoyas les privaron del éxito.

Después de la temporada de 1983-84, en la que lideró a la NCAA con 13,5 rebotes por partido, 5,6 tapones y un porcentaje de tiros de campo del 67,5 por ciento, Olajuwon fue seleccionado con la selección Nº 1 en el draft de 1984 de la NBA por Houston Rockets. Todos recordaremos aquel draft, nunca de un número tan exitoso en su carrera podemos decir que podía haber sido número dos, únicamente porque un tal Michael Jordan fue elegido después que Olajuwon, pero Houston no se lo pensó dos veces. Aquel nigeriano dotado con una fuerza descomunal y una agilidad de bailarín, “el bailarin de claqué del cotton club” le apodaba el recordado Andrés Montes, en ese momento era el mejor jugador de la NCAA con diferencia.

Olajuwon fue una estrella instantánea en la NBA, mostrando una impresionante rapidez y agilidad para promediar 20,6 puntos, 11,9 rebotes y 2,7 ​​tapones por partido como pívot rookie. Creció incluso hasta los 7 pies, 2,13 m., Akeem (hasta 1990 se llamaba así) formó la mitad del duo formidable de las” torres gemelas de Houston con el jugador de 7’4″ (2,24 m.) Ralph Sampson.

Las esperanzas de que de las Torres Gemelas conseguirían destronar a Los angeles Lakers y ganaran un anillo, se desvanecieron con las deterioradas rodillas de Sampson, y un Olajuwon cada vez más frustrado se encontró a sí mismo consiguiendo grandes números.

Se convirtió en el primer jugador en la historia de la NBA en registrar al menos 200 robos y 200 tapones en una temporada durante la 1988-89, y lideró a la liga con 14 rebotes y 4.6 tapones por partido al año siguiente, aunque los Rockets se desvanecieron a principios de la temporada. Fueron eliminados en los playoffs en ambas temporadas en primera ronda por 3-0.

Olajuwon cambió su nombre, pasando de Akeem a Hakeem en 1991, un cambio que coincidió con su aparente madurez como jugador y líder en la cancha. Se convirtió en un asistente más activo y perfeccionó su “Dream Shake”, una serie de fintas que dejaban a sus oponentes sin recursos para defender su ataque.

Durante la temporada 1993-94, Olajuwon promedió 27.3 puntos, 11.9 rebotes y 3.7 tapones por partido, y los Rockets superaron a los Knicks de Nueva York en una extenuante serie de siete partidos para ganar el campeonato de la NBA. Realmente fue un año de ensueño para “The Dream”, quien se convirtió en el primer jugador en la historia de la NBA en ganar el premio Jugador Más Valioso en la regular season, Jugador Más Valioso en las NBA Finals y Jugador Defensivo del Año en la misma temporada.

Al año siguiente, los Rockets recibieron un impulso a mitad de temporada, que iba condenada al fracaso, al negociar un traspaso con Portland y así conseguir a Clyde Drexler, ex compañero de equipo en la NCAA de Olajuwon, y consiguieron su segunda corona consecutiva en la NBA, ganando en las finales de la NBA a los jóvenes Orlando Magic de Shaquille O´Neal por un contundente 4-0. Olajuwon promedió 27,8 puntos por partido, y nuevamente fue nombrado Jugador Defensivo del Año y MVP de la Final de la NBA. En el año 1995, Olajuwon jugó el mejor baloncesto de su carrera, volviendo locos a los mejores pívots de la NBA, David Robinson y Shaquille O´Neal, en los playoffs.

Olajuwon ganó la medalla de oro con el equipo de baloncesto olímpico de los Estados Unidos en 1996. Poco después, fue nombrado uno de los 50 mejores jugadores en la historia de la NBA. Sin embargo, después de una temporada tan grande, su actuación en la cancha comenzó a disminuir.

Olajuwon se retiró después de jugar la temporada 2001-02 con los Toronto Raptors. A lo largo de su carrera de 18 años, fue nombrado en el mejor equipo de la NBA seis veces, y en el mejor quinteto defensivo de la NBA cinco veces. Terminó con promedios impresionantes de 21,8 puntos y 11,1 rebotes por partido, y un récord de 3.830 tapones totales, con más de 2,5 por partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>