JOE DUMARS. EL ASESINO SILENCIOSO

DUMARS FUE MVP DE LAS FINALES EN EL SEGUNDO TÍTULO DE LOS”BAD BOYS” 

Joe Dumars nació en Natchitoches, Louisiana . Dumars creció en una familia aficionada a los deportes, pero, sorprendentemente, el baloncesto no era su deporte favorito cuando era niño. El fútbol era más popular en la región y cinco de sus hermanos eran destacados jugadores en Natchitoches Central High School. Su hermano David más tarde jugó fútbol profesional en la NFL. Dumars siguió los pasos de sus hermanos jugando en el equipo de fútbol hasta la escuela secundaria cuando un gran partido en la calle con ojeadores lo redirigió hacia el baloncesto.

En McNeese State University se convirtió en un gran anotador. Durante sus cuatro años en la universidad, Dumars promedió 22.5 puntos por partido, incluyendo 25.8  en su último año siendo el sexto en toda la nación. Dumars terminó su carrera en la universidad como el undécimo anotador en historia de NCAA.

El desempeño de Dumars durante su último año llamó la atención del GM de Pistons, Jack McCloskey . Desde la primera vez que McCloskey vio a Dumars jugar en un torneo de Navidad en Las Vegas, sabía que Dumars podría tener éxito en la NBA. Desafortunadamente, los Pistons tenían una muy baja 18ª selección en el Draft de 1985 de la NBA y McCloskey estaba seguro de que Dumars ya no estaría disponible. Cuando llegó el día del draft, Dumars de manera algo inexpicable logró caer en la posición de los Pistons. McCloskey dijo más tarde que era la elección más fácil que había hecho en toda su carrera. También fue irónico para Dumars, ya que había declarado que su atleta favorito en su época de la Universidad en McNeese State era su futuro compañero de equipo Isiah Thomas.

Dumars llegó justo en el momento de los Pistons comenzó a subir a la élite de la NBA. El equipo estuvo en los playoffs en las dos temporadas anteriores y ganó 46 partidos en su primera temporada, pero fue eliminado de la primera ronda de los playoffs. Sin embargo, en las próximas cinco temporadas, los Pistons siempre ganaron al menos 50 partidos, cuando jugaron la final de la NBA tres veces y consiguieron dos campeonatos de la NBA en 1989 y 1990. Cuando los Pistons entraron en declive, cayendo por debajo del 50% de victorias y derrotas en 1992-93 y perdiendo más de 50 partidos en cada una de las siguientes dos temporadas, Dumars, tras la retirada de Laimbeer y Thomas, lideró a los Pistons.

Durante mucho tiempo fue considerado uno de los mejores jugadores de la liga, y sirvió como mentor de la futura superestrella Grant Hill cuando Hill se unió a los Pistons como rookie en 1994-95. No muchos predijeron este nivel de grandeza cuando Dumars entró en la NBA. Aunque Dumars había sido un excelente anotador en la universidad, se sabía que para  triunfar en los Pistons necesitaría ser una referencia en el juego defensivo, y a fe que lo fue.

Jugó muy poco durante la primera mitad de su campaña de rookie. Sin embargo, el 15 de enero de 1986, con los Pistons habiendo perdido 15 de los 20 juegos anteriores, Dumars fue puesto de titular, una posición que mantendría hasta su retirada. Detroit  ganó 20 de sus siguientes 24 partidos y Dumars lideró a todos los rookies con 4,8 asistencias por partido.

Terminó su campaña de rookie con un promedio de 9.4 ppg, siendo elegido en el equipo All-Rookie de la NBA con Xavier McDaniel, Patrick Ewing, Karl Malone y Charles Oakley. La temporada del equipo en su año de novato terminó en una derrota en la primera ronda de los playoffs contra los Atlanta Hawks liderados por Dominique Wilkins. Pero las próximas tres temporadas junto con la mejora constante de Dumars llevaron a los Detroit Pistons a lo más. En 1987, los Pistons derrotaron a Washington y a Atlanta en los playoffs para llegar a la final de la conferencia del este con los Boston Celtics. Los primeros seis partidos de la serie habían sido duros, incluso violentos en algunas ocasiones. Después de que Boston ganara los dos primeros partidos en el Garden de Boston, en el partido hubo una tremenda pelea entre Bill Laimbeer y Larry Bird. Los Pistons ganaron el tercer y cuarto partido en el Silverdome. Los Celtics ganaron el quinto partido en el último segundo con un milagroso robo de balón de Bird. Los Pistons se mantuvieron en la serie empatándola 3-3 en el sexto partido. Los Celtics ganaron el séptimo partido 117-114, con 35 puntos anotados por Dumars.

Los Pistons y Dumars darían un paso más para acercarse a su primer Campeonato de la NBA en la temporada 1987-88. Para llegar al siguiente nivel, los Pistons necesitan superar a los Chicago Bulls de Michael Jordan. Jordan fue el máximo anotador de la NBA con un promedio de 35 ppg. También derrotaron a los Washington Bullets en la primera ronda de los Playoffs 1988 de la NBA, y los Pistons llegaron otra vez a las Finales de la Conferencia Este. Los Pistons derrotaron a los Celtics, pero perdieron ante Los Angeles Lakers en una dura serie final en aquella temporada por un ajustado 4-3. Los elogios comenzaron a ser constantes para Dumars en su cuarta temporada en la NBA. Después de tres años como compañero de los Thomas, Laimbeer y el resto de los Pistons conocidos como los “Bad Boys”,  Joe empezó a brillar con luz propia.

En primer lugar, mejoró su producción durante la temporada regular a 17,2 puntos por partido, y consolidó su reputación como uno de los mejores bases defensivos de la NBA. Al final de la temporada, tanto él como su compañero Dennis Rodman fueron nombrados para el primer equipo defensivo de la NBA. Dumars también lanzó con unos increíbles 50,5% de acierto en tiros de campo durante la temporada regular y lideró a los Pistons en el porcentaje de tiro libre con un 85%. Lo único negativo de esa temporada fue que Joe sufrió una grave lesión por primera vez en su carrera cuando se rompió la mano izquierda en un partido en enero ante los New York Knicks. Fue sometido a una cirugía operación y se perdió 12 partidos, regresando en tres semanas. Sus logros en temporada regular fueron sólo un preludio de lo que iban a ser los playoff, en los que Dumars se convirtió en el líder del equipo. Detroit arrasó a los Celtics, Bucks y Chicago Bulls en la Conferencia Este, y en la revancha con Los Angeles Lakers en las finales de 1989 NBA, Dumars promedió 27.3 ppg, llevando a los Pistons a una por 4-0. Dumars fue elegido MVP.  El ascenso de Dumars al estrellato de la NBA alcanzó otro escalón en la temporada 1989-90 cuando fue seleccionado para jugar en el All Star Game de la NBA por primera vez. También había sido nombrado para el tercer equipo All- NBA y en el primer equipo defensivo de la NBA y obtuvo otro anillo de la NBA.

Dumars promedió 18.4 ppg en los 68 primeros partidos de la temporada, pero luego se rompió una mano contra los San Antonio Spurs a finales de la temporada que hizo parar su progresión durante el resto de la temporada. Desafortunadamente para sus rivales en los playoffs de los Pistons, Dumars recuperó el toque con un promedio de 18.2 ppg en los 20 partidos de playoffs. Sin embargo, durante las finales contra los Portland Trail Blazers, Dumars recibió una terrible noticia. Con la serie empatada a un partido, explotó en el tercer partido con 33 puntos. Pero después del partido, supo que su padre había fallecido. Mientras que Dumars se preparaba para dejar la concentración del equipo y regresar a su ciudad natal, su madre le pidió a su hijo que se quedara con el equipo y terminara su trabajo de ganar otro campeonato. Dumars siguió las instrucciones de su madre, llevando a los Pistons a otra victoria por el campeonato, esta vez en cinco partidos. Aunque durante el resto de su carrera los Pistons no ganaran otro campeonato, Dumars jugaría a su nivel más alto. En 1991, jugó en el All Star Game de la NBA por segundo año consecutivo, esta vez como titular en lugar de su compañero de equipo lesionado Isiah Thomas. Dumars jugó más de 3.000 minutos (3.046.) Y anotó 20.4 ppg, la primera vez que sería el líder anotador del equipo. Detroit en playoffs eliminó a los Atlanta Hawks y los Celtics de Boston en las dos primeras rondas de los playoffs antes de perder ante el futuro campeón de la NBA, los Chicago Bulls en las Finales de la Conferencia Este. Dumars promedió 20.6 ppg en los 15 partidos de postemporada. La mejor temporada individual de Dumars pudo haber sido la 1992-93. Lideró a los Pistons en anotación por tercera temporada consecutiva con tope en su carrera de 23.5 ppg. Fue All-Star por cuarto año consecutivo y también fue elegido por cuarta vez para el primer equipo defensivo de la NBA y su primer puesto en el segundo equipo All-NBA. A pesar de estos rendimiento, los Pistons terminaron el año con un récord de 40-42 y no se clasificaron para  los playoffs por primera vez en 10 años Cuando los Detroit Pistons seleccionaron dos bases-escoltas novatos como Allan Houston y Lindsey Hunter en el Draft de la NBA de 1993, estaba claro que el club estaba comenzando un proceso de reconstrucción. Indudablemente, el dúo acabaría reemplazando a Joe Dumars e Isiah Thomas, uno de los mejores backcourts en la historia de la liga, pero en la temporada 1993-94 Dumars no estaba dispuesto aún a su retirada. Lideró a los Pistons en anotación por cuarta temporada consecutiva con 20.4 ppg. Dumars anotó tope en un partido con 44 puntos, pero los Pistons terminaron con un penoso récord de 20-62 y se perdieron los playoffs por segundo año consecutivo. Pero después de la temporada, Dumars fue seleccionado para el Dream Team II, la escuadra estadounidense que ganó una medalla de oro en el Campeonato Mundial de Baloncesto 1994 en Canadá En la temporada 1994-95, una lesión del base Lindsey Hunter y con Allan Houston jugando bien en la posición de escolta, llevó un cambio para Dumars, llevándolo a la posición de base. Se adaptó a ese puesto a la perfección terminando la temporada 1994-95 con 5,5 asistencias por partido.        Dumars jugó cuatro años más con los Pistons a un nivel muy productivo, pero también se convirtió en un mentor para el futuro gran Grant Hill que fue elegido en la tercera elección del Draft de 1994 de la NBA. Dumars, sin embargo, no ha parado de recibir premios. Después de la temporada 1995-96, fue galardonado con el primer Premio de la Deportividad de la liga. El premio fue creado para honrar al jugador que ejemplifica los ideales de la deportividad en la cancha, juego limpio e integridad. Dumars así personificó el premio que la NBA eventualmente nombró el trofeo dado al receptor del mismo, el Joe Dumars Trophy. Después se retiró, pero trasladó su inteligencia a los despachos de la gerencia de los Detroit Pistons. Durante la temporada 1999-2000 como vicepresidente de personal de jugadores y al final de la temporada fue ascendido a presidente de operaciones de baloncesto, la franquicia no estaba entre las mejores de la NBA.  El equipo había vuelto a los playoffs, pero el equipo fue barrido por los Miami Heat en la primera ronda de los playoffs y Hill quería salir de Detroit. Dumars traspasó a Hill a los Orlando Magic a cambio de varios jugadores incluyendo Ben Wallace que se convertiría en la columna vertebral de un equipo tenaz defensivamente hablando. También adquirió a Chauncey Billups, otro jugador que tuvo que trabajar para ser una estrella. Más tarde un traspaso valiente enviando al anotador principal del equipo, Jerry Stackhouse a los Wizards de Washington para conseguir un tirador y gran defensor como  Richard Hamilton. Después se sacó un conejo de la chistera mediante la adquisición de Rasheed Wallace de los Atlanta Hawks después de  ser traspasado de los Trail Blazers en la fecha límite de traspasos en 2004. Luego, eligió en el draft a un jugador de Kentucky llamado Tayshaun Prince, que muchos pensaron que era demasiado delgado para tener éxito en la NBA. Pero todas esas operaciones, desencadenaron el mayor de los éxitos jamás vistos en la NBA. Al final de la campaña 2003-04, los Pistons completaron su tercera temporada regular consecutiva de más de 50 victorias. Larry Brown había sido contratado como entrenador jefe y en su primer año, llevó al equipo a la final de 2004, donde los Lakers de Los Angeles esperaban. Después de perder en las Finales de la Conferencia Oeste de 2003 tras ganar tres campeonatos consecutivos, los Lakers añadieron a los futuros Hall of Famers  Karl Malone y Gary Payton a un equipo que ya contaba con Shaquille O’Neal y Kobe Bryant y era entrenado por el nueve veces campeón de la NBA Phil Jackson. Nadie le dio a los Pistons la oportunidad de ganar la serie final. Pero, algo extraño ocurrió … los Pistons ganaron en cinco partidos. Dumars continuó dirigiendo a los Detroit Pistons justo como él jugó, con trabajo duro y tenacidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>