ISIAH THOMAS. EL TALENTO DE LOS BAD BOYS

ISIAH THOMAS LIDERABA A LOS MÍTICOS BAD BOYS DE DETROIT

Isiah “Zeke” Thomas fue uno de los mejores bases en la NBA durante la década de los 80 junto con el gran Earvin “Magic” Johnson y John Stockton. Thomas se retiró como el líder absoluto de los Detroit Pistons en puntos, asistencias, robos y partidos jugados.

Thomas ayudó a construir un equipo como los Detroit Pistons, que en aquellos años eran ocupaban los últimos lugares en las clasificaciones, en campeones de la NBA por dos años consecutivos a finales de 1980. La fingida sonrisa de Thomas ocultaba una carácter competitivo y a veces siniestro que lo convirtió en un miembro clave de un grupo de jugadores, famosamente llamados los “Bad Boys”. Era un grandísimo tirador desde cualquier punto de la cancha y un inteligente, fuera de lo común, jugador.

Isiah Lord Thomas III vino al mundo en 1961 bajo las más duras circunstancias. Era el más joven de nueve niños que crecían en uno de los barrios más pobres y peligrosos de West Side de Chicago. El padre de Isiah dejó a la familia cuando tenía 3 años, dejando a la madre de Isiah sola para criar a los hermanos de Isiah y al propio Isiah. Rick Majerus, entonces entrenador asistente de la universidad de Marquette que trató de reclutar a Thomas, recordó: “Hablas de la pobreza abyecta, el fracaso humano, el sufrimiento, tenían todo eso en el vecindario de Isiah”. Tenía una gran sonrisa, era increíblemente optimista para alguien que había sufrido toda la desgracia que había ocurrido en su familia. Thomas finalmente fue reclutado para la Universidad de Indiana. El joven Isiah impresionó al entrenador Bobby Knight desde el principio, promediando 14.6 puntos y 5.5 asistencias en su primera temporada. Ese verano, Thomas fue seleccionado para jugar en el equipo olímpico estadounidense de 1980, pero el boicot Estadounidense de los Juegos de Moscú le robó la experiencia olímpica.

Como estudiante de segundo año a la edad de 19 años, Thomas (16.0 ppg, 5.8 apg) lideró a los Hoosiers de Indiana al Campeonato de la NCAA de 1981. Después de tamaño éxito, se declaró elegible para el draft de 1981 de la NBA. Los Detroit Pistons de la temporada 1980-81 fueron el segundo peor equipo de la NBA, con un récord de 21-61. Detroit fue una de las pocas franquicias que no tuvieron un jugador capaz de anotar 20 puntos por partido. Los Pistons utilizaron su segunda elección del draft escogiendo a  Thomas en el draft de 1981 detrás de Mark Aguirre de la universidad de DePaul, elegido por los Dallas Mavericks, amigo de la infancia de Thomas, que más tarde se convirtió en su compañero de equipo.  En la temporada 1981-82, junto con el pívot Bill Laimbeer y el alero rookie Kelly Tripucka como líderes del equipo, los Pistons mejoraron en 18 victorias su récord del año pasado y subieron a la tercera posición en la División Central. Thomas tuvo un primer año muy destacado (17.0 ppg, 7.8 apg, 1,5 robos), siendo titular en todos los partidos y liderando al equipo en asistencias y robos.

Fue nombrado para el equipo All-Rookie de la NBA e hizo su primera de 12 apariciones al All-Star Game. Siendo novato con sólo 20 años de edad,  anotó 12 puntos y repartió cuatro asistencias en la victoria del Este sobre el Oeste 120-118 en el Meadowlands Arena de Nueva Jersey. El espíritu competitivo alimentado por la dura infancia de Thomas se reflejó en su actuación en la cancha. Aunque sólo era su segundo año como profesional, Thomas asumió el papel de jefe absoluto en la cancha, liderando al equipo en asistencias, robos y minutos jugados. Su promedio de 22.9 puntos por partido en la temporada 1982-83 fue el segundo más alto en el equipo y el más alto de su carrera. Sin embargo, como equipo, los Pistons no lograron mejorar en la clasificación, terminando con un discreto récord de 37-45.  A mediados de la década de 1980, Thomas, Magic y Sidney Moncrief fueron los mejores bases de toda la NBA. Aún teniendo que llevar gran parte de la carga ofensiva de los Pistons, Thomas anotó más de 20 puntos por partido en cada temporada de 1982-83 a 1986-87. El base también contaba con manos muy rápidas y fue uno de los ladrones de balón más prolíficos de la NBA, liderando la liga en dos años seguidos.

Pero sobre todo, él era el mariscal de campo de los Pistons, liderando consistentemente la liga en asistencias. En 1984-85, estableció un récord histórico de la competición con un promedio de 13.9 asistencias. Fue seleccionado para el primer equipo All-NBA por tres temporadas consecutivas, de 1983-84 a 1985-86. Mientras mantenía su anotación, Thomas alimentaba constantemente a Bill Laimbeer, Tripucka, John Long y Vinnie Johnson para que consiguieran canastas fáciles. Thomas podía asistir a cualquiera. En dos All Stars que fue nombrado MVP, en 1984 y 1986, Thomas registró 15 y 10 asistencias, respectivamente. Cuando Chuck Daly llegó a bordo como entrenador en jefe en la temporada 1983-84, los Pistons se convirtieron en equipo de playoffs por primera vez en más de diez años. Durante los primeros tres años bajo la dirección de Daly, perdieron en las primeras rondas frente a los Knicks de Nueva York, los Boston Celtics o los Atlanta Hawks. Pero entonces, en 1987, con las adquisiciones de Adrian Dantley, John Salley y Dennis Rodman, Detroit dejó de ser un rival cómodo y alegre en anotación, y se convirtió en un equipo aspirante a llegar a las finales de la NBA.

Las Finales de la Conferencia Este contra los Boston Celtics fueron una de las más duras de aquella época. Peleas, golpes y codazos y alguna que otra refriega para el recuerdo. La eliminatoria fue dolorosa para Thomas. Con cinco segundos para el final del 5º partido, Larry Bird robó un pase de Thomas y asistió a Dennis Johnson para dar a  Boston una victoria por 108-107. La batalla llegó al 7º partido. Después de 48 minutos de golpes, Boston sobrevivió, ganando por 117-114 y disputando la final de aquella temporada 1986/87. Thomas surgió en la temporada siguiente más competitivo que nunca. Los Pistons ahora tenían la experiencia y uno de los equipos más talentosos y duros de la liga, con Thomas, Laimbeer, Vinnie Johnson, Adrian Dantley, Rick Mahorn, Dennis Rodman y Joe Dumars.

Con Thomas en plena forma, Detroit parecía listo para superar a Atlanta Hawks y a los Milwaukee Bucks consiguiendo el título de la División Central en la temporada 1987-88. Las estadísticas de Thomas cayeron un poco (19.5 ppg, 8.4 apg), pero sólo porque formó parte de un equipo completo con pocas, o ninguna, debilidad. Podía concentrarse más en ser el líder espiritual. En aquella temporada, los Pistons llegaron a las Finales de la NBA por primera vez desde que se mudaron a Detroit desde Fort Wayne en 1958. En una dolorosa experiencia, volvieron a quedarse a las puertas del éxito, Detroit perdió en el 7º partido de las finales de la NBA contra el campeón y favorito, Los Angeles Lakers. Detroit tuvo la final ganada. Con una ventaja de tres victorias a dos, los Pistons perdieron el 6º partido, 103-102, a pesar de los 43 puntos de Isiah Thomas (25 puntos en el tercer cuarto, estableciendo un récord de la Final de la NBA), que jugó con un esguince en el tobillo. Los Angeles Lakers, gracias a los 36 puntos y 16 rebotes de James Worthy, elegido MVP de las finales, ganaron por 108-105 en el último partido de la serie.

Thomas y los Pistons no se rindieron y alcanzaron la cima en la temporada 1988-89, con un récord de 63-19,  el mejor de la liga. Detroit reclutó mediante traspaso al mejor amigo de la infancia de Thomas, Mark Aguirre, de los Dallas Mavericks en un polémico intercambio a mediados de temporada a cambio de Adrian Dantley. Este traspaso dio a los Pistons aún más poder de anotación. Siete jugadores de los Pistons promediaron más de 13.5 puntos, toda una auténtica demostración de poderío de equipo.

Los Bad Boys arrasaron en los playoffs, barriendo a Boston Celtics en tres partidos y a Milwaukee Bucks en cuatro para llegar a las Finales de la Conferencia contra su rival más encarnizado, los Chicago Bulls. A pesar de una gran actuación de Michael Jordan, Detroit ganó en seis partidos por un global de 4-2, y avanzó a las finales de la NBA para reencontrarse con los Lakers como rivales. Los Lakers, estaban mal preparados para la serie. En su última temporada, el pívot de 42 años de edad Kareem Abdul-Jabbar estaba en clara decadencia y Magic Johnson y Byron Scott se lesionaron en los músculos isquiotibiales, siempre se ha achacado a la obsesiva preparación de Pat Riley que forzó en demasía a sus jugadores. Los poderosos Pistons barrieron a los Lakers para conseguir su primer título de la NBA.

Los Pistons jugaron duro e intimidaron a todos sus rivales en su camino a un segundo Campeonato de la NBA consecutivo en la temporada 1989-90, convirtiéndose en el segundo equipo desde los Celtics de Boston en la 1968-69 para ganar dos títulos consecutivos, y el sexto equipo en hacerlo en toda la historia. Durante la temporada acabaron de una manera brutal ganando 25 de los últimos 26 partidos para terminar con un récord de  59-23. Thomas fue nombrado Jugador Más Valioso de las Finales contra los Portland Trail Blazers, promediando 27.6 puntos y 7.0 asistencias.   Los Chicago Bulls, con Jordan al mando, se llevó el título de la División Central arrebatándole a los Pistons en la temporada 1990-91 el liderato. En los playoffs, Thomas vio frenada su aportación con una torcedura de tobillo y una lesión de muñeca. La dinastía de Detroit llegó a su fin, comenzando la de los Chicago cuando los Bulls barrieron a los Pistons en las Finales de la Conferencia Este y posteriormente se proclamaron campeones de la NBA. Los problemas físicos persistentes castigaron a Thomas en el ocaso de su carrera, y los Pistons fueron envejeciendo hasta su completo desmantelamiento a principios de los años 90. En el inicio de la temporada 1993-94 estaba claro que Thomas, entonces de 32 años de edad, estaba cerca del final de su carerra. En esa temporada sufrió una hiperextensión de rodilla, rotura de costilla, y  luego, en su último partido en casa contra Orlando, rompió el tendón de Aquiles, terminando definitivamente con su carrera. Thomas se retiró con 18.822 puntos (19.2 ppg), 9.661 asistencias (9.3 apg) y 1.861 robos en 979 partidos, todo récords de la franquicia de los Pistons. Tuvo un acierto del 45´2 % de tiros de campo y del 75´9 % desde la línea de tiros libres. En la temporada 1996-97, Thomas fue elegido como miembro de los 50 mejores jugadores de todos los tiempos de la NBA. Después de su retirada se convirtió en dueño de la franquicia en expansión, los Toronto Raptors, que comenzaron a jugar en la NBA en la temporada 1995-96. Como vicepresidente ejecutivo del equipo,  Thomas fue encargado de moldear un gran equipo, y una de sus primeras elecciones, Damon Stoudamire, se convirtió en Rookie del año en la temporada 1995-96. También ha entrenado con relativo éxito a los Indiana Pacers y New York Knicks.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>