ZARKO PASPALJ, EFECTIVIDAD CON EXTRAÑOS MÉTODOS Y HÁBITOS

EL PÍVOT QUE POSEE 6 MEDALLAS INTERNACIONALES FUE UN ÍDOLO EN GRECIA

Los integrantes de las antigua Yugoslavia, por varios motivos se eran absolutamente temibles, debido a su carácter, talento, competitividad, agresividad etc…………..Todos estos adjetivos los cumple, un pívot de 2,08, con un aspecto un tanto desarrapado y con un mal hábito como es el de fumar en exceso. El Montenegrino Zarko Paspalj, pertenece a esa irrepetible generación Yugoslava que fueron campeones del mundo en 1990 de Europa en 1989 y 1991 y sub campeones olímpicos en 1988. Y que continúo con la nueva Yugoslavia siendo de nuevo campeón de Europa en 1995 y  subcampeón olímpico en 1996.

Paspalj debutó como en las filas del Buducnost de Titogrado (Podogorica), donde en sólo un año se convirtió en la estrella del modesto conjunto. Motivo que le llevó a ser fichado tan solo un año después por el mítico Partizán de Belgrado. Sus actuaciones en el Partizán (liga y korac incluída) y en la selección, le hacen dar el salto a la NBA, siendo uno de los primeros Europeos en jugar en la mejor liga del mundo, jugando en los San Antonio Spurs una sola temporada que no llegó a finalizar, debido a un defecto que no llegó a corregir  de no defender tan apenas. Además de ser un fumador empedernido, hecho que en Estados Unidos le causó muchos problemas.

El Yugoslavo pasó de puntillas por la NBA, mientras su compañeros en la selección Kukoc, Divac o Petrovic empezaban a enseñar a los Norteamericanos de lo que eran capaces de hacer. En su única temporada  en la NBA promedió solamente  2,6 puntos por partido.

Tras el fracaso de la NBA, volvió de nuevo el Partizan quedándose pequeña la competición. Por ello se fue a uno de los grandes conjuntos Europeos del momento, El Olympiakos, donde el equipo Heleno giraba en torno a su figura convirtiéndose en la estrella absoluta de los del Pireo. Tras ganar dos ligas y una copa y ser el referente de la afición del Olympiakos  durante los tres años que permaneció.

Paspalj decidió fichar por el eterno rival, el Panathinaikos, algo que como no podía ser de otro modo no le perdonaron los radicales hinchas rojiblancos. Zarko  en el primer partido  que le enfrentó a su ex equipo, les anotó triples en el primer minuto de juego, con esa extraña mecánica de tiro que poseía este zurdo cerrado y que hay que decir que era muy efectiva. De Panathinaikos marchó a jugar al también conjunto Heleno del Panionios, donde disputó una campaña, para poner rumbo hacia Francia, para enrolarse a las filas del Racing de París donde ganó la liga Francesa. Vovería de nuevo a Grecia para jugar en  el Aris de Salónica donde ganó una Copa Griega. Paspalj ponía el final des u exitosa carrera en la Kinder de Bolonia Italiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>