JAMES WORTHY. BIG GAME JAMES

James Ager Worthy nació el 27 de febrero de 1961, hijo menor de Ervin y Gladys Worthy. Fue criado en Gastonia, Carolina del Norte. En noveno grado Worthy ya estaba destacando como estrella. En décimo grado las universidades se lo rifaban. Ya se acercaba en esos años a su actual altura de 6 pies y 9 pulgadas (2,05), Worthy era muy grande, muy rápido y muy bueno mientras conducía a Ashbrook High School a una victoria tras otra. En su último año había jugado en cinco equipos All-American, ganó el premio al Jugador del Año de la Conferencia y acumuló un increíble promedio de 21.5 puntos por partido y 12.5 rebotes por partido. Las becas de la NCAA llegaron en cascada. Worthy se quedó cerca de casa, eligiendo la Universidad de Carolina del Norte (UNC). Su decisión fue nuevamente influenciada por su familia.

Worthy se puso el uniforme de los Tar Heel de UNC en 1980, pero a mitad de su primer año se rompió el tobillo. Los médicos tuvieron que implantar dos tornillos y una varilla de metal de seis pulgadas para reparar el daño. Se perdió 14 partidos y se comenzó a dudar de su futuro en el baloncesto. “No estaba seguro de poder volver con la misma velocidad que siempre había tenido”, dijo entonces Worthy . Sus temores, por fortuna, fueron infundados. Su segundo año, con los tornillos todavía intactos, Worthy volvió a la cancha. Promedió 14.2 puntos y 8.4 rebotes por partido, llevando a los Tar Heels al torneo final de la NCAA. Aunque perdieron contra la Indiana de un tal Bobby Knight y Isiah Thomas, la famade Worthy como un jugador de calibre estrella en la universidad fue cimentada.

Worthy entró en su primer año en el UNC en la parte superior de su juego. “Fue el tipo más rápido en nuestro equipo de Carolina del Norte”, dijo un ex entrenador de UNC a Knight Ridder / Tribune News Service. “Y tuvimos a Michael Jordan como estudiante de primer año, pero James era un hombre entre los muchachos de abajo, y cuando llegaron los grandes partidos, sus ojos se pusieron grandes”. Con un promedio de 15.6 ppg en la temporada regular, Worthy llevó a su equipo a los campeonatos NCAA 1982. En un patrón que llegó a caracterizarlo, Worthy cambió de marcha durante las eliminatorias y anotó 28 puntos en el juego final para sellar el campeonato.

En tres años en UNC Worthy fue nombrado en 11 equipos de all-american, fue elegido como el Jugador Más Destacado de la Final de la NCAA en 1982, elegido Jugador Nacional del Año de la temporada regular y, por supuesto, ganó un campeonato de la NCAA, recordado por ser el del tiro de Michael Jordan. Estaba listo para el salto a los profesionales. Salió de UNC justo antes de su último año y se declaró elegible en el draft de 1982 de la NBA. Los Lakers de Los Angeles no dudaron en seleccionarle en el  pick número uno.

En 1982 los Lakers eran los campeones en ejerciciode la NBA y en su plantilla estaban las superestrellas Kareem Abdul Jabbar y Magic Johnson. En el equipo también había un jugadorazo como Jamaal Wilkes como alero pequeño – la posición de Worthy. En casi cualquier otro equipo, Worthy se habría convertido en una estrella inmediata. Pero en aquellos Lakers, fue relegado al banquillo.

“Podíamos ver que era un gran jugador, pero creo que lo que todo el mundo aprecia más fue que mantuvo la boca cerrada hasta que llegó su momento”, dijo en su momento Magic Johnson . De hecho Worthy se ganó una reputación de toda la liga por su estoicismo. No gritó de alegría por una victoria, ni se quejó en voz alta de una derrota. Evitó la atención de los medios de comunicación. Esta actitud tranquila llegó a ser una parte esencial del éxito que tuvo en su carrera profesional.

Su primer anillo en la NBA

Aunque todavía era un novato, la famosa revista Sports Illustrated describió a Worthy como “uno de los mejores jugadores que ha venido a la NBA en la última década”. Worthy se  ganó esa alabanza, jugando 77 partidos y anotando el porcentaje más alto de tiros de campo de cualquier novato en la historia de la liga. También se convirtió en el cuarto novato de la historia de los Lakers en anotar más de 1.000 puntos. Las hazañas de Worthy lo colocaron en el mejor equipo de rookies de la NBA. Entrenadores y compañeros de equipo también quedaron impresionados. Desafortunadamente, cerca del final de la temporada Worthy se rompió la pierna y se perdió los playoffs. Aquella baja fue fundamental para que los Lakers cayeran en las finales de la NBA contra los Sixers de Moses Malone y Julius Erving por un contundente 4-0, pero los títulos no tardarían en llegar. James Worthy se acababa de presentar con brillantez en la liga.

De vuelta a la cancha a mediados de la temporada 1983/84, Worthy acumuló un promedio de 14.5 puntos por partido. Una vez más, subió sus medias durante los playoffs, aumentando su promedio a 17,7 puntos por partido. Worthy y sus Lakers se enfrentaron a los Celtics de Boston, sus archienemigos, en la serie final por el campeonato. Worthy dominó los tres primeros partidos con su velocidad, contrataques y mates espectaculares. En el cuarto partido, los Celtics con una desventaja de 2-1, retomaron la serie y remontaron. 4-3 para los de Boston con un lunar en la gran final de James Worthy, aquel balón perdido en el segundo partido que le costó la victoria a los angelinos que pudo dejar la serie sentenciada con un 0-2 para los Lakers. Pero no pudo ser, aunque a partir de este año, Worthy y los Lakers aprendieron a ser ganadores.

En 1985 los Lakers volvieron a enfrentarse a Boston en la serie final por el campeonato de la NBA. Después de perder el primer partido por 40 puntos, el normalmente callado Worthy habló. “Antes del 2º partido, recuerdo a James diciendo: ‘Vamos a jugar como los Lakers'”, declaró su compañero de equipo Michael Cooper. Tomando su propio consejo, Worthy, cuyo promedio de la temporada había sido 17.6 puntos por partido, aumentó su promedio a 21.5 en los playoffs. En las finales contra Boston aún subió sus medias a 23.7. “Cuanto más grande es el partido, más importante es la situación, mejor juega James”, recuerda el gran Pat Riley. Jugando como un Laker, Worthy ayudó al equipo a ganar el campeonato. “Ese título fue el que más recuerdo”, y ya podrá, porque fueron el equipo que rompió la imbatibilidad de los de Boston en una final contra los Lakers. Y es que fueron siete años, siete finales perdidas por los angelinos contra los Celtics, y además la victoria fue en el mítico Boston Garden, tierra prohibida para los Lakers hasta entonces.

“Big Game” James

Por primera vez en su carrera profesional, el promedio de puntos de Worthy superó los 20 puntos por partido en la temporada regular de 1986. También hizo la primera de siete apariciones consecutivas en el All Star Game de la NBA. La inclusión de Worthy demostró que finalmente había salido de la sombra de Abdul-Jabbar y Magic Johnson. Pese a aquella magnífica temporada, Worthy y los Lakers fueron derrotados en Finales de Conferencia por 4-1 contra los Rockets de las Torres Gemelas, Sampson y Olajuwon. Boston ganó pero los Lakers se recuperaron el año siguiente. En 1987, los Lakers rompieron todos los récords y arrasaron en temporada regular y en playoffs, derrotando a los Celtics en seis partidos, 4-2, en las finales de la NBA.

En 1988 Worthy era ya una superestrella. Durante los partidos en casa el Forum se venía abajo cada vez que era presentado en las introducciones. Era alabado por prensa y aficionados. Pero Worthy se centró en el baloncesto y en repetir anillo, cosa que no había conseguido nadie en casi veinte años. Su promedio de puntuación superó de nuevo los 20 puntos por partido, ayudando a los Lakers a otra aparición en la final por el campeonato. Esta vez sus oponentes fueron los Detroit Pistons. La serie llegó al séptimo partido. Worthy, nuevamente demostrando su nivel bajo presión, jugó el mejor partido de su carrera. Anotó 36 puntos, 16 rebotes y 10 asistencias. Hacer un triple-doble siempre es una hazaña asombrosa que atestigua a la versatilidad de un jugador, pero hacerlo en una final de la NBA en un séptimo partido contra aquellos Pistons de Rodman, Salley, Laimbeer, probablemente la defensa más dura que ha habido nunca en la NBA, lo dice todo de Worthy. Al conseguir el primer triple doble de su carrera, Worthy ayudó a los Lakers a vencer a los Pistons, 108 a 105. Worthy consiguió su tercer anillo de campeón de la NBA y fue nombrado Jugador Más Valioso de la Final. También ganó el apodo que ha llegado a definirlo: “Big Game” James.

Los Lakers perdieron el año siguiente el campeonato de la NBA ante los Pistons en 1989 y no superaron las semifinales de conferencia en 1990. Volvieron a la final en 1991, pero perdieron ante los Chicago Bulls. Cuando los Lakers cayeron, el juego y los números de Worthy también disminuyeron, la edad y la acumulación de minutos pesaban mucho. En 1991 consiguió el mejor promedio de puntos de su carrera con 21.4 puntos por partido, pero su porcentaje de tiros de campo bajó por primera vez en ocho temporadas. Al año siguiente, Worthy tuvo una operación en su rodilla y se quedó fuera la mayor parte de la temporada. Cuando volvió en 1993 tenía los promedios más bajos de su carrera en todas las estadísticas. Estaba aquejado de tendinitis crónica. Worthy decidió retirarse en su decimotercera temporada con los Lakers en 1995. Además de sus dolencias físicas, Worthy admitió perder el amor por el juego. El 10 de diciembre de 1995, Worthy se convirtió en el sexto jugador en la historia de los Lakers en tener su camiseta número 42 retirada. En 1996, la NBA nombró a Worthy como uno de los 50 mejores jugadores de baloncesto de la historia. Y en septiembre de 2003 Worthy fue incluido como miembro honorífico del Hall of Fame de Springfield.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>