JOSÉ ANTONIO MONTERO UNO DE LOS PIONEROS EN  EL PUESTO DE BASE ALTO

EL BASE ES INJJUSTAMENTE RECORDADO POR UNA JUGADA EN LA FINAL DE LA EUROLIGA

Algunos jugadores de baloncesto, pasan a la historia, por momentos, jugadas o hechos puntuales, que en algunos casos llegan a marcar las carreras de  los mismos. Momentos que eclipsan grandes trayectorias profesionales como las de ese base de 1,93 metros, mucho más alto de lo que se ese puesto acostumbraba en su época. De hecho José Antonio Montero fue el primer base alto Español, además fue el segundo Español en un draft de la NBA al ser elegido, en 1987, por los Hawks de Atlanta en el puesto 113. También queda para el recuerdo su duelo victorioso frente a Nikos Gallis, al que pasó literalmente por encima en el Eurobasket de 1987, en el que España fue la única selección que fue capaz de ganar Grecia, que a la postre fue la campeona del torneo. Con la Selección Española cabe destacar que disputó 78 partidos, y que fue Olímpico en Seúl ’88.

De este prodigio de jugador se podrían escribir miles de líneas sobre su talento y su juego. Sin embargo, lo acontecido en la última jugada de la Final de la Euroliga de 1996, en el Palacio de Bercy de Paris, parece que le persiguió y que todavía hoy en día parece que le persiga. La jugada en cuestión fue un tapón ilegal del pívot Croata Stojan Vrankovic que los árbitros no quisieron ver. Cuando restaban cuatro segundos  sin margen para más, y dejando el marcador en 67-66 en favor de Panathinaikos, posponiendo y frustrando  el primer título más que merecido del Barcelona en la máxima competición continental.

Esto hecho tan insistente para él como  injusto para un base que se forjó entre las canteras del  Estudiantes y del Joventud, hasta que se produjo su debut como profesional con los Verdinegros en el año 1981 con tan solo 16 años. En Badalona permaneció nueve temporadas, entre 1981 y 1990, en los que contribuyó en primera en construir  uno de los mejores equipos de la historia del club de Badalona con el que ganó una Copa Korac , en la que fue clave con 28 puntos en la final, 2 Copas Príncipe de Asturias, y un subcampeonato de la Recopa de Europa y de la Liga ACB en varias ocasiones.

En 1990 finalizó contrato con el Joventut, y Montero recibió varias ofertas, entre ellas una del FC Barcelona, conjunto que a la postre jugó siete años. La afición de la Penya jamás le perdonó su fichaje al eterno rival. Recordado es, su primer partido con la camiseta culé en Badalona. El base fue duramente increpado por los hinchas locales, al que catalogaban como traidor entre otras muchas lindezas. En el Barcelona ganó tres ligas ACB y dos Copas del Rey. Al margen de la final perdida frente a Panathinaikos, también perdió otra ante la mítica Jugoplastika de Split en  1991. Además hay que destacar que en el año 1996 estableció el récord histórico de recuperaciones de la Liga ACB, con 750 recuperaciones.

Al finalizar la temporada 1996-1997 y  coincidiendo con la llegada de Djordjevic al Barcelona, Montero abandonaba el conjunto Blaugrana, de manera injusta por la puerta de atrás, para fichar por el Limoges Francés, donde solo jugó una temporada, siendo subcampeón de liga.

El 2 de Octubre de 1998 Montero anunciaba su retirada como jugador profesional en activo, uno de los mayores talentos desde el puesto de “1” que hemos tenido en España y que por el contrario se le recuerda por una canasta que anotó y que no se le concedió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>