HANK GATHERS. UNA LEYENDA PERDIDA

EL MALOGRADO JUGADOR IBA CAMINO DE LEYENDA DEL BALONCESTO

Hank Gathers, un portento físico de 2.01 y 95 kilos de peso, nació en Philadelphia en 1967. Amigo de la infancia del futuro NBA Bo Kimble, ambos decidieron buscar una salida del peligroso y deprimente barrio en el crecieron. Y lo harían juntos y a través del baloncesto. En 1985 llevaron a su instituto (Dobbins Technical HS) al título estatal y al acabar los estudios decidieron ir a la misma universidad: Southern California. Tras una temporada decepcionante, los entrenadores de USC Stan Morrison y David Spencer fueron cesados. La universidad decide no renovarles la beca a ninguno de los dos.

Les recomiendan entrevistarse con el entrenador de la cercana Loyola Marymount. Éste les pone un video del equipo y les explica su método, que él llama The System. A pesar de que LMU no tiene tradición baloncestística y de que la última temporada no ha sido especialmente buena, Hank y Bo deciden enrolarse al instante. El entrenador, otro nativo de Filadelfia como ellos, es Paul Westhead.

Tras el obligado año de descanso que imponen las reglas de la NCAA a los jugadores que cambian de universidad, Gathers y Kimble se unen al equipo en la 87-88. La competición se ve sacudida por un ciclón. Los Lions empiezan dubitativos con un 3-3 para luego encadenar 25 victorias consecutivas. Y las victorias llegan con marcadores estratosféricos. Acaban el año con un balance de 27-3, ganando la liga regular y el torneo de la conferencia West Coast Conference (WCC) sin una sola derrota (17-0). Gathers gana el MOP del torneo de la WCC y promedia 22.5 puntos y 8.7 rebotes por partido. Son invitados al torneo de la NCAA donde, manteniéndose fieles a su estilo, derrotan a Wyoming en otro festival de puntos (119-115) para perder abultadamente contra North Carolina en segunda ronda en un pésimo día en el tiro (30%).”Les ganaríamos 9 de cada 10 veces” dice Gathers al terminar.  Como es de esperar, lideran la NCAA D1 en media de puntos anotados con algo más de 110 por partido, quedándose a un par de décimas del récord absoluto de la competición.

La temporada 88-89 es exitosa pero menos redonda que la anterior. Alcanzan el paroxismo anotador el 31 de enero del 89 al ganar contra US International por 181-150 (otro récord vigente) con nada menos que 41 puntos y 29 rebotes de Gathers. Su balance de 20-10 no les da para ganar la liga regular de la WCC pero se resarcen ganando el torneo. Vuelven a ser invitados a la March Madness donde caen con estrépito ante Arkansas en primera ronda (120-101). Como consuelo esta vez sí han batido el record de media anotadora que tenía UNLV y los dejan en 112.5 ppp.

A nivel individual Hank Gathers tiene una temporada de ensueño: WCC Player of the Year, MOP del torneo de la WCC y líder de la competición en puntos y rebotes por partido, algo que en toda la historia sólo él y Xavier McDaniel (1985) han conseguido.

Llega la temporada 89-90. Es el último año de Hank y Bo en el equipo antes de graduarse y deciden que lo van a dar todo.

Y vaya si lo hacen. Con The System siendo una segunda naturaleza para ellos y llevándolo al límite, los partidos se vuelven aún más una sucesión de ataques relámpago y carreras sin fin, llegando a meter en un partido 8 puntos en 5 segundos. Acaban la temporada regular con un magnifico balance de 23-5 y la victoria en la liga regular de la WCC. Por el camino dejan el récord de media anotadora en unos increíbles 122.4 puntos por partido, también vigente y con pocos visos de ser batido en un futuro cercano. Kimble es esta vez el que gana el trofeo de máximo anotador de la NCAA (35.3ppp) y el WCC Player of the Year. Plenos de ambición y energía, se preparan para el torneo final de la WCC y para la Locura de Marzo.

Pero en todo este maremágnum de récords, adrenalina y alegrías se ha colado una nube negra.  El 9 de diciembre de 1989, mientras lanza un tiro libre, Gathers sufre un desvanecimiento. Se levanta rápidamente y sigue jugando, pero en las revisiones médicas posteriores le detectan un latido anormal del corazón. Dicha taquicardia puede ser peligrosa y Gathers tiene que medicarse con un beta blocker. Tras diversas pruebas le dan vía libre para volver a jugar, perdiéndose apenas dos partidos. Pero para su desesperación, Hank ve como su nivel de juego desciende bruscamente por el efecto de la medicación. Se encuentra lento, torpe y sin chispa atlética y mental.

A principios de Enero juega en su Philly natal y delante de su familia y amigos hace el peor partido de su vida, anotando 11 puntos. Gathers está mucho más asustado por ver peligrar su futuro en la NBA que por ninguna otra cosa. La obsesión que tiene con sacar a su familia de los projects pesa mucho en este aspecto. Se reúne con Westhead y los doctores y les pide que le reduzcan la dosis de Inderal. Su juego de siempre vuelve y en Febrero le mete 44 puntos a St Mary’s. Loyola Marymount comienza el torneo de la WCC el día 3 de marzo con toda una declaración de intenciones, venciendo a Gonzaga en modo campeón, por 121 a 84. Al día siguiente tenían lugar las semifinales y los Lions se enfrentaban a los Pilots, procedentes de la universidad de Portland. Corría la primera parte y a 13:34 del final, Gathers vuelve a tener un colapso, esta vez tras un espectacular alley-oop lanzado por su compañero Terrell Lowery que desembocó en un tomahawk, mate distintivo de Gathers. Al acto se desploma. Mientras hace esfuerzos por levantarse le dice a los entrenadores que está bien y vuelve a caerse quedándose sin respiración.

Hank Gathers moría el 4 de marzo de 1990 en un hospital cercano al Gersten Pavilion, hogar de los Loyola Marymount Lions, fruto de la cardiomiopatía hipertrófica que padecía. El trastorno de esta enfermedad consiste en la obstrucción del flujo de sangre que recorre el ventrículo izquierdo del corazón. Una de las personas que allí estaba, formando parte del equipo contrario, era el ahora entrenador de los Miami Heat, Erik Spoelstra. En aquel momento Spoelstra era base de los Pilots y presenció en la propia cancha el derrumbamiento de Gathers.

La WCC decide suspender el torneo y, como campeones de la temporada regular, Loyola Marymount es invitada al Torneo Final de la NCAA

Los jugadores, en estado de shock, no saben si jugar. Westhead les da a ellos la opción de decidir. Poco después del funeral Kimble dice en rueda de prensa “Jugaremos. Lo haremos por Hank”. En un campeonato tan polarizado como la NCAA en la que los seguidores sólo se preocupan de su alma mater, los Lions se convierten en el segundo equipo de todo el mundo. América les pone en el punto de mira: entrevistas, artículos, miles de mensajes de ánimo…hasta Kimble y Fryer fueron al show de Arsenio Hall a tirar unos triples.

Westhead admite que no sabe lo que va a pasar y si van a ser capaces de canalizar la ansiedad y la energía infinita que están recibiendo. ¿Les sobrepasará una situación tan atípica y compleja? No lo hace. Con el número 44 de Hank cosido en las camisetas y escrito en las zapatillas, salen a por todas contra New Mexico State (cabeza de serie 6) y los barren (111-92). El momento más emotivo del partido es cuando Kimble, diestro, decide lanzar el primer tiro libre del partido con la zurda como homenaje a Hank. Gathers era un pésimo lanzador desde la línea y, frustrado con su falta de mejora, había decidido lanzarlos con la izquierda en la presente temporada, siendo diestro el también. El tiro entró y el público lo celebró como si hubiesen ganado el torneo. El gesto de Kimble fue el único momento en el que los Lions se permitieron un instante de distracción emotiva. El resto del tiempo sólo importaba el baloncesto, concentración e intensidad a tope. Había que hacerlo por Hank. Que pase el siguiente.

Tras el partido de Michigan de segunda ronda con el que empezaba el artículo, se desata la locura. Ya no es casualidad. No ha sido flor de un día. LMU va a intentar de verdad ganar la NCAA contra todo pronóstico para honrar al líder fallecido. El partido de tercera ronda, el Sweet Sixteen,  es una prueba más de que están tocados por los dioses. La Alabama de Robert Horry, cabeza nº  7 y que acaba de derrotar a Arizona, se da cuenta de que tienen que ralentizar el partido si quieren ganar. Y lo consiguen apurando en cada ataque los 45 segundos hasta el límite, metiendo luego un balón dentro buscando la falta. Los Lions, privados de su credo, aceptan el envite que supone un partido defensivo y espeso. Llegan al descanso con tan solo 22 puntos pero no se desesperan. Su fe y tenacidad les llevan a una victoria in extremis por 62-60. No solo saben correr, también saben apretar los dientes y sufrir.

Pero hasta del más bonito e intenso de los sueños hay que despertar alguna vez, y de eso se encargarían los jugadores de la Universidad de Nevada Las Vegas.  Los Running Rebels, un equipo aún más atlético que LMU y que también gusta de correr, deciden jugarles con sus mismas armas. Tras un frenesí de canastas e intensidad, los Larry Johnson, Stacey Augmon y compañía se imponen por un contundente 131-101. Los Lions se han vaciado y no ha podido ser. Y al que lo da todo no se le puede pedir más. En palabras del mismo Westhead, “you only get so much magic”.

UNLV gana el torneo con insultante facilidad ante Duke (103-73) y LMU vuelve a California con la admiración, el respeto y el cariño de todo un país que ha seguido su gesta con el corazón encogido y los puños apretados.

Lucille Gathers decidió contratar al famoso abogado Bruce Fagel e interponer una demanda contra LMU, Paul Westhead y su cuerpo técnico así como los médicos que trataron a Hank. Westhead, que fue acusado de instigar a Hank a que bajase la dosis y que jugase a toda costa, contraatacó con una demanda por difamación. Surgió la posibilidad de hacer una película sobre la vida de Gathers titulada “Hank Gathers: the final shot”. Finalmente los Gathers acabarían recibiendo algo más de 2 millones de dólares por su demanda. La cadena ESPN dedicó uno de sus documentales 30 for 30 a Paul Westhead: The Guru of Go. La mayor parte del metraje la dedican a su paso por Loyola Marymount narrando la historia trágica de Gathers.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>