CORNY THOMPSON, CARISMA Y RECUERDO DE UN TRIPLE HISTÓRICO

CORNY THOMPSON ANOTABA EL TRIPLE MÁS IMPORTANTE DE LA HISTORIA DEL JOVENTUD

El 21 de Abril de 1994, la localidad de Badalona enloquecía por el mayor éxito conseguido por  su equipo de baloncesto. En el pabellón La Mano de Elias de Tel Aviv, se disputaba la final de la Liga Europea entre el Olympiacos y el Joventud de Badalona. A falta de 19 segundos para la conclusión de la final Cornelius Allen Thompson, más conocido como Corny Thompson anotaba la canasta decisiva que convertía a los verdinegros campeones de Europa.

Corny Thompson al margen de encestar la canasta más importante en la historia de “La Penya”, pasa por ser como uno de los Norteamericanos más carismáticos que han pasado por la Liga ACB. Al margen es uno de uno de los impulsores del baloncesto moderno en Europa. No en vano fue distinguido por la Euroliga como uno de los cien jugadores que habían contribuido en mayor medida al crecimiento de de la propia competición en sus primeros cincuenta años de historia.

Corny comenzaba a jugar con  8 años en su ciudad natal, Middletown. Antes de ingresar en el instituto Corny ya medía casi dos metros de estatura. Una vez allí, irrumpió en su vida Tom Labella,  su  entrenador en el instituto, y que  bajo sus órdenes consiguió varios récords individuales que siguen vigentes en su instituto y que le llevaron  a conseguir una impresionante racha de 76 triunfos consecutivos convirtiéndose en uno de los mejores high school de Estados Unidos, consiguiendo 3 campeonatos estatales consecutivos

Corny Thompson consiguió una beca para jugar en la Universidad de Connecticut, durante Sus 4 años, siendo el  jugador más destacado del equipo, hasta tal punto que la Universidad decidió incluirle en su lista de jugadores más destacados del siglo. Corny finalizó el siglo XX como el jugador que más tiros libres había convertido en la historia de la Universidad de Connecticut, siendo el 5º en el total de puntos anotados. También es recordado  por la capacidad reboteadora, ya que lideró esta faceta durante los 4 años que militó en los Huskies.

Tras su exitosa y destacada Universitaria, Thompson fue  elegido en la cuarta posición de la 3ª ronda del Draft de la NBA de 1982 por  Dallas Mavericks. En la NBA sólo disputó una temporada con unos discretos números de 11,8 minutos, 2,8 puntos y 2,7 rebotes, en los 44 partidos jugados.

Pese a comenzar la temporada 83-84 en Dallas, una grave lesión de rodilla estuvo cerca de poner fin a su carrera. Este motivo hizo que los Mavericks le cortaran antes del inicio de la temporada. Poco antes de concluir la campaña 83-84, Thompson regresaba a las pistas para jugar el recta final del campeonato de la CBA con los Detroit Spirits, donde los pocos partidos que disputó demostró estar recuperado de su lesión promediando 15 puntos y 10 rebotes por partido. Tras esta época Thompson decidió a dar el salto al baloncesto Europeo, recalando en el las filas del Varese Italiano. Escuadra en la que rápidamente se convirtió  en ídolo y referente, en las 6 temporadas que permaneció, en las que  en las que  promedió, medias  superiores a los 20 puntos y 10 rebotes por encuentro. En Italia estuvo a punto en varias ocasiones de conseguir títulos, no en vano fue subcampeón de la Copa Korac en 1985, de la Copa de Italia en 1985 y 1988 y de la LEGA en 1990.

Tras su exitoso paso por Italia, y tras cumplir 30 años, Thompson ponía rumbo a España, donde llegaba a las filas del Joventud de Badalona, con el objetivo de  disputar los títulos nacionales tanto al Real Madrid como al FC Barcelona. En Badalona coincidía con jugadores de la talla de Harold Pressley o Jordi Villacampa y desde su inicio y junto a ellos, fueron claves para que el Joventut se proclamara campeón de la ACB en su primera temporada. Además esa temporada Thompson fue el primer MVP, de la final de liga ACB.

La temporada 1991-92, el Joventut estuvo muy cerca de ser campeón de Europa por primera vez. Aquel título les fue arrebatado en el último segundo, por medio de un estratosférico  triple del legendario base Serbio del Partizan de Belgrado Aleksandar Djordjevic. Thompson y el Joventut, se sobrepusieron a ese duro mazazo, y en esa misma temporada revalidaba su título de campeón de la ACB con un Thompson de nuevo como uno de los artífices del éxito. La final frente al Real Madrid, se decidió en  el quinto partido en el que el jugador Norteamericano fue el máximo anotador del choque con 20 puntos.

En la temporada 93-94, Thompson conseguía el título más importante de todos los que obtuvo en su dilatada carrera. El Joventut volvía, a una final de la Copa de Europa dos años después de la final frente al Partizan en  Estambul. Precisamente el técnico de los Serbios, Zeljko Obradovic, era el entrenador de los verdinegros, en esa nueva oportunidad que se le presentaba al Joventud, para reinar en Europa. La final disputada en Tel-Aviv, frente a los Griegos del Olympiacos fue muy igualada, en el que Corny no tuvo  una actuación muy destacada, hasta que a falta de tan solo 19 segundos para el final del encuentro, y  cuando el luminoso reflejaba un pobre 56-57 a favor del conjunto heleno. Thompson conseguía la canasta, más importante de toda su carrera y por la que es recordado e idolatrado en Badalona. Corny anotaba de tres puntos y ponía al Joventut dos puntos arriba (59-57), resultado que no se movería y que daría la Copa de Europa a los verdinegros.

Tras  finalizar su etapa en el Joventut, Thompson firmaba en el inicio de la temporada 1994-95 por el Baloncesto León, club en el que jugaría sus dos últimos años como profesional y donde se ganó el apelativo de “el abuelo” y del que se despidió tras la finalización de la temporada 95-96 con unas muy buenas medias de 15 puntos y 8 rebotes por partido.

Thompson fue un  Ala-Pívot de escasa altura y no con demasiadas condiciones atléticas, sin embargo siempre supo utilizar su corpulencia para rendir de forma excelente, en especial como defensor y reboteador. Corny tenía un gran repertorio de movimientos, los que le permitían anotar con mucha facilidad. Además poseía un tiro de 3 puntos muy efectivo. También contaba con una gran visión de juego, a lo que sumado su enorme carisma, y su alta capacidad de liderazgo, hizo que este jugador de leyenda fuera  muy querido por todas las aficiones de los clubes en los que militó, en especial en Badalona y con esa canasta de tres puntos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>