TYRONE MUGSSY BOGUES

MUGGSY BOGUES ES EL JUGADOR MÁS BAJO EN JUGAR EN LA NBA, CON 1,59 METROS DE ESTATURA, ADEMÁS DE SER TODO UN EJEMPLO

El baloncesto tradicionalmente es un deporte en el que los jugadores con una cierta estatura han tenido más accesibilidad que los jugadores de mucha menos talla. Tyrone Bogues consiguió hacerse un hueco en la NBA, con tan solo 1,59 de altura, siendo el jugador más bajo de toda la historia de la NBA, en la que disputó 14 temporadas.

Tyrone es todo un experto en librar obstáculos que la propia vida le ha ido colocando en el camino. Creció en una difícil zona llena suburbios repletos de drogas y fogatas. Hijo de un trabajador portuario, y el más joven de cuatro hermanos. Bogues comenzaba a meter sus primeras canastasen el play ground del barrio. De aquellos partidos de 3×3 en las canchas de la calle, jugaba con dos amigos que también iba a ser futuros jugadores NBA como lo fueron Reggie Williams y David Wingate. Con ellos hacían concursos de mates con  cajas de leche colgadas en una valla. A los doce años, Bogues sufrió su primera piedra seria en el camino. Bogues apuntaba a una adolescencia practicando la delincuencia tras la inculpación de su padre tras un asalto a mano armada. Del que fue condenado a cárcel. Desde el oscurantismo de la celda, su padre le motivaba por medio de cartas, en las que le animaba a que se esforzara en el baloncesto para no terminar bajo rejas como él. Es que desde su época del colegio, Bogues ya destacaba en el baloncesto.

En el instituto se enroló en las filas del Baltimore’s Southern High School, en la que asombró a todos. El entrenador  Leon Howard se quedó completamente alucinado de aquel bajito jugador. Este entrenador  le llevó hasta el Dunbar High School. Lugar en el que el nivel de baloncesto era mucho mayor. En su año de categoría senior. Dunbar ganaba 59 encuentros consecutivos y  Tyrone Bogues fue nombrado mejor jugador de aquel equipo. Allí fue donde le bautizaron como “Muggsy”. Bogues  empezaba a despuntar de verdad, pese a su continuo desconsuelo de seguir viendo a su padre en la cárcel.

Después jugó durante cuatro años en la prestigiosa Universidad de Wake Forest. Los estudios recibidos eran de un alto nivel académico y los alumnos que ingresaban con beca deportiva no eran bien recibidos por el resto de alumnos. Llegó a plantearse la idea de salir de la universidad y dejar el baloncesto. De nuevo su ímpetu y su capacidad de superación quedaron bien patentes y decidió seguir jugando. Al cabo del tiempo, las cosas cambiaron y finalizó sus cuatro años Universitarios en Wake Forest con 11,3 puntos, 8,4 asistencias3,1 robos y también 3 rebotes. La Universidad de Wake Forest  retiró su camiseta. ‘Muggsy’ finalizaba la época universitaria y comenzaba una nueva en la NBA donde haría historia. Bogues fue elegido en 1987 en 12º posición por los Washington Bullets. Antes de su debut en la NBA. Fue protagonista en el Mundial´86 disputado en España, y lideró a Estados Unidos a ser campeón del mundo. Recordado es el marcaje que le hizo a Drazen Petrovic , en el partido de segunda ronda, en el que ahogó a la entonces estrella Yugoslava. Bogues junto a jugadores como Charles Smith o David Robinson vencían por dos puntos a una de las mejores Urss de siempre. A esos jugadores que ganaban  el oro mundial les esperaba meses más tarde la NBA.

En su llegada a los Bullets, formó parte del show de la liga al coincidir con el jugador más alto de la historia de la NBA hasta ese momento, nuestra leyenda Manute Bol. Con su primer contrato tenía tres objetivos que debía cumplir.Comprarse un Mercedes, comprarle una casa nueva a su madre, y contratar  un buen abogado para ayudar a sacar a su padre de la cárcel. Tyrone cumplió todos ellos. Sin embargo el entrenador del equipo, no contaba para nada con él, debido a su corta estatura  que una vez más le volvía a poner obstáculos en el camino. Llegó hasta el punto de llamarle enano y a menospreciarle como jugador. La franquicia de Washington  argumentaba en favor del técnico que era demasiado bajo para triunfar, a lo que Bogues respondía que ya sabían a quien se iban a encontrar. Esto le obligó a intentar triunfar en la NBA, en otro lugar. Aparecieron en la liga los equipos de los Miami Heat y los Charlotte Hornets. Con estas nuevas franquicias, todos los equipos de la liga debían de “proteger” a ocho jugadores de sus plantillas, y  los equipos nuevos elaboraban su plantilla eligiendo entre los jugadores que no habían sido protegidos por el resto de los equipos. A este movimiento se lellamó draft de expansión. Los Bullets como era de esperar no protegieron a Bogues y durante el draft de expansión “Muggy” fue elegido por los Hornets.

En Charlotte Bogues se consagró como jugador. Su estatura le permitió ser uno de los jugadores más rápidos de la liga y manejaba el balón en los contraataques muy velozmente, además se perfiló en un excepcional pasador y un experto robador de balones. Aquel conjunto estaba liderado por Alonzo Mourning y Larry Johnson, y Muggsy encajó a la perfección con ellos y con el resto de compañeros. En la temporada 93-94 tuvo de 10.1 asistencias en 77 partidos, segundo mejor registro de la liga y tan sólo por debajo de un tal John Stockton

En las  cuatro anteriores ya hacía más de 9 por encuentro con el tope de su trayectoria en la 89-90 acreditando 10.7 pases de canasta, promediando más que bases del prestigio de Isiah Thomas, Terry Porter o Mark Price. El siguiente año se iría hasta 8.7 y su equipo caería en primera ronda de los playoffs ante los Chicago Bulls  de  Michael Jordan . Bogues también destacó por robar muchos balones. Muchos bases reconocieron que era muy incómodo para ellos que les presionaran el bote del balón desde tan abajo. El base de Baltimore volvía a explotar sus virtudes a un 200%. Bogues pasó diez años en unos Hornets muy populares en la NBA en los que fue uno de los jugadores más destacados de la historia de la franquicia.

Tras los diez años en Charlotte, fue traspasado a los Warrios de Golden State, y allí comenzaron las  lesiones. El esfuerzo que realizó tantos años para contrarrestar su carencia de falta de centímetros,  con un grandísimo tono físico le iba restando en sus posibilidades, y tras un breve paso por los Toronto Raptors, tuvo que  retirarse. No se pueden obviar sus rápidas carreras a lo largo de la pista, que era capaz de cruzarla botando en solo tres segundos. Botaba muy bajo el balón y arrebatárselos era tarea muy complicada.Mucho más en el recuerdo queda el tapón que le colocaba a todo un Pat Ewing.

Boques fue un ejemplo de cómo sortear obstáculos. Con sólo 1,59  consiguió jugar en la NBA. A la que llegó motivado por el encarcelamiento de su padre. Percance que fue capaz de convertir en algo positivo desde lo que era una clara adversidad. En la universidad estuvo a punto de dejar el baloncesto. Claro ejemplo de superación que le hizo entrar en la leyenda del baloncesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>